Restaurantes con encanto en Bélgica

Restaurantes con encanto en Bélgica

¿Quieres saborear la mejor gastronomía belga? Te hemos preparado estos 8 restaurantes con encanto en Bélgica ¡No te los pierdas!


Carbonada flamenca (carne estofada con cerveza), mejillones con patatas fritas, costillas de cerdo o salchichas a la cerveza. Estos son algunos de los platos típicos de Bélgica, un país que también destaca por su chocolate y cerveza. En el blog SillasMesas hoy nos vamos hasta tierras belgas para descubrir algunos de sus mejores restaurantes con encanto. ¿Te vienes?

Bon Bon


Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Vincent Delmas (@delmasvincent) el


Sus dos estrellas Michelin lo convierten en uno de los mejores restaurantes de toda Bruselas. Está situado en un enclave único: una casa antigua con jardín en la que los chefs cocinan a la vista de los comensales. Uno de sus secretos es la calidad de las materias primas, ecológicas casi en un 90% de casos. Los menús van de los 75 a los 245 euros y en ellos la reinterpretación e innovación se traducen en gazpacho “con nieve”, pollack salado o cordero de Aveyron.

Maison Antoine


Un auténtico templo para los amantes de las patatas fritas, un plato típico de Bélgica que en la receta tradicional se fríe en grasa de buey. En este restaurante-caseta de la plaza Jourdan son unos especialistas en este tubérculo al que preparan tanto en formato tradicional como reinventándolo. Puede pedirse acompañado de más de 30 salsas: mayonesa, curry, tartar, barbacoa, chili, carbonada, brasileña, provenzal… Así lo llevan haciendo desde hace más de 70 años en un negocio familiar que ya ha llegado a la tercera generación. Los que han pasado por la Maison Antoine aseguran en que en él se sirven “las mejores patatas fritas de Bélgica”. Aún así, si no te convence la propuesta en el menú también se incluyen croquetas, buñuelos, brochetas de pollo o hamburguesas.

Le clan des Belges


Un restaurante con encanto decorado con un estilo vintage e industrial en el que las antigüedades y libros viejos son los principales protagonistas. En este sitio tan especial puedes deleitarte con platos típicos de Bélgica, como croquetas de queso, albóndigas con tomate, magret de pato o mejillones. Tanto si comes en la terraza exterior como en el interior las vistas a la plaza de Saint Boniface son únicas.

Pistolet Original


El “pistolet” es un pan típico de Bélgica que en este local (en realidad ya son dos en Bruselas)  lo han elevado a la categoría de gourmet. Para ello se ha combinado una decoración de sus paredes alegre y moderna en rojo y blanco con un menú en el que los “pistolets” se pueden comer de hasta 20 formas distintas. Con hamburguesa, pepinillo, camarones, albóndigas…son algunas de las opciones de un nuevo formato de comida rápida pero sana. Para realzar esta idea periódicamente se invita a chefs de renombre para que elaboren su particular propuesta de “pistolet”.

Fin de Siecle


Un restaurante en el que disfrutar de la comida belga más tradicional y en el que se constata que a veces no es necesario un local espectacular ni una decoración exclusiva para triunfar en hostelería si cuentas con un elemento clave: una buena comida. En este negocio cuyo origen se remonta a finales del siglo XIX la austeridad y la funcionalidad se traducen en una decoración casi nula, mesas alargadas corridas para aprovechar el espacio y una pizarra gigante para informar del menú. El codillo de cerdo a la mostaza, la carbonada flamenca (guiso de carne con cerveza) o el entrecot son tres de sus especialidades. La constatación de que están buenísimas son las colas que se forman habitualmente para poder entrar en el local.

Chez Leon


Una de las especialidades gastronómicas de Bruselas son los mejillones y en este restaurante cerca de la Grand Place son unos auténticos expertos en este plato. En Chez Leon llevan más de un siglo preparando este molusco acompañado de champiñones, tomate, vino blanco, roquefort, a la plancha, rebozados… Para aquellos a los que no les gusten los mejillones también hay opciones ya que el menú se completa con langosta, calamares, conejo a la cerveza… Además, ofrece platos vegetarianos.

Le Mystique (Brujas)


Y de Bruselas nos vamos hasta Brujas para comer en un restaurante en el que poder sentirse como un auténtico rey. Situado dentro del hotel Heritage, Le Mystique cuenta con un comedor con solo seis mesas cuya decoración nos traslada hasta el siglo XVIII. En este restaurante con una estrella Michelín los platos regionales son los protagonistas aderezados con creatividad e innovación.

Bolivar (Amberes)

Finalizamos este recorrido por restaurantes con encanto de Bélgica en Amberes. Allí nos decantamos por Bolivar, un restaurante especialista en carne, sobre todo la vacuna. Si quieres disfrutar de un buen entrecot, tartar, carpaccio de ternera o filete en un ambiente familiar e íntimo este local es el lugar perfecto. Y todo acompañado de una buena selección de cervezas belgas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *