Restaurante ecológico: ideas y claves para ser eco friendly

Ideas para transformar tu restaurante en un local ecológico

El sector de la restauración no puede quedar al margen del respeto y cuidado del medio ambiente. Por eso, cada vez son más los restaurantes que se suman al eco friendly. ¿Sabes cómo convertir tu restaurante en un local más sostenible? Descubre estas características y consejos para lograr un restaurante ecológico.

Características de un restaurante ecológico y sostenible

La ecología también tiene cabida entre fogones. Los restaurantes eco friendly son establecimientos en los que no solo prima ofrecer comida de calidad sino también reducir, en la medida de lo posible, el impacto que su actividad tiene sobre el medio ambiente. Entre las medidas recomendables para aminorar la huella ambiental estarían:

Mobiliario y decoración

La madera es el material más recomendable para un restaurante eco-friendly. Optar por el reciclaje -tanto en muebles como elementos decorativos- es otra posibilidad. Respecto a las tonalidades que primarán serán el blanco y verde junto al marrón característico de la madera. 

Evitar el plástico

El acero inoxidable, el cristal, el vidrio, la cerámica, el gres o la porcelana se priorizarán siempre frente al plástico. La vajilla de un restaurante debe ser lo más resistente posible ya que su uso será casi diario, por lo que interesan materiales duraderos. Una alternativa son las vajillas de piezas biodegradables, como las elaboradas con cáscara de arroz. 

Proveedores

Lo ideal es que los productos sean de kilómetro cero, es decir, lo más cercanos posible (la distancia entre el punto de origen y el consumo final no deberá superar los 100 kilómetros).

Huerto propio

Una alternativa perfecta para contar con nuestros propios alimentos. En caso de disponer de espacio suficiente se le pueden añadir más opciones, como un gallinero para tener huevos caseros. 

Comida orgánica

En relación con las dos cuestiones anteriores. Un restaurante eco usará alimentos libres de pesticidas.

Bienestar animal

Lo ideal es que la carne que se sirva proceda de explotaciones en extensivo y de animales en semi-libertad.

Restaurante ecológico

Comida de temporada

Una de las consecuencias de la globalización es que prácticamente se puede comer cualquier alimento en cualquier época del año. Sin embargo, esto es muy poco ecológico y sostenible. Consumir productos estacionales contribuye a reducir las emisiones de CO2 y alimentos con menos aditivos (al no necesitar técnicas de conservación).

Prima lo artesano y las elaboraciones propias

En un restaurante ecológico se priorizará la elaboración de productos propios frente a los envasados. Así, por ejemplo, las salsas de tomate se harán en el propio local y no se comprará en lata. Se trata de recuperar los métodos tradicionales de conservación y cocinar para que los platos que ofrezcamos en la carta sean lo más caseros posible. 

Control de stock

El desperdicio de comida es un problema al que se enfrentan muchos restaurantes; bien por platos elaborados que no se consumen, por comida que se estropea antes de ser preparada o productos que se pasan de fecha de caducidad. Para evitarlo es fundamental llevar un control del stock, etiquetarlo y almacenarlo bien y aplicar la máxima de que “lo primero que entra es lo primero que se consume”. Aún así, si sobra comida puede donarse a alguna ONG o asociación de la zona u optar por el trash cooking (preparar recetas con desperdicios o sobras). 

Ahorro de agua

Una cuestión que no solo afecta a la cocina y a la demanda que hagan los clientes sino a todo el local. Por eso, debe optarse por inodoros con ahorradores de agua y sistemas de filtrado que eviten el agua embotellada, uno de los principales residuos en un restaurante. Por supuesto priorizar el uso de jarras o botellas de cristal frente a las de plástico. 

Reciclaje y gestión de residuos

La reducción, el reciclaje y la reutilización están siempre presentes en un restaurante eco friendly. Esto supone separar bien los residuos (con especial atención a los que son propios de un restaurante, como el aceite), gestionar adecuadamente los desperdicios y, en la medida de lo posible, volver a reutilizarlos (por ejemplo creando compost para abonar nuestro huerto). 

Ahorro energético

El consumo energético puede suponer un gasto importante en un local de hostelería, además del consecuente impacto medioambiental. Por eso es importante realizar un estudio para determinar cuáles son las necesidades de nuestro negocio y adoptar aquellas medidas que contribuyan a ahorrar energía, luz y agua.

Independientemente del tipo de restaurante, la sostenibilidad debe ser una prioridad. Como hemos visto, para lograr ser un restaurante sostenible, es necesario implementar medidas a nivel general tanto en la construcción y mobiliario del espacio como en el día a día. Anímate y llévalas a cabo en tu establecimiento; tus clientes y el medioambiente te lo agradecerán.