Misticismo y austeridad, la mejor combinación

misticismo

Cualquier lugar puede ser idóneo si se combinan los elementos adecuados. En Amberes encontramos “The Jane Restaurant”, un rincón del mundo que nos demuestra cómo un mobiliario austero en un entorno casi místico puede ser sinónimo de éxito.

Descubre The Jane Restaurant

Una atmósfera en blanco y negro, acompañadas de una lámpara estelada que rompe con la tradicional escena recreada en una antigua iglesia es el camino para conseguir un afamado renombre. Si a eso le añadimos varias zonas delimitadas por un mobiliario más cómodo u otro más funcional, conseguimos abrirnos a todo tipo de públicos.

La luz sin duda es la protagonista, por eso, en estos ambientes mejor huir de lo barroco, de lo evidente, y recurrir a líneas más desnudas donde los taburetes o las sillas tengan el mismo ‘look’ y hagan el mismo esfuerzo por respetar la verticalidad. Líneas finas, austeras, monocromáticas, rectas, siempre rectas.

misticismo 3
El tono industrial lo aporta una hilera de vigas artificiales que soporta una discreta iluminación que barre un ejército de mesas y sillas uniformes que respetan el orden marcado. Si queremos marcar varios ambientes, hay que romper esta escena, como muy bien hace el local en varios puntos del restaurante. ¿Cómo? Colocando sillones de color ‘devaluado’ que no choquen demasiado con el contraste cromático que aporta el blanco y negro y que coqueteen con los sillones en la  zona de relax.

misticismo

Una idea que puede ser perfectamente trasladada a cualquier ambiente doméstico en el que se quiera crear dos zonas bien distinguidas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *