Los mejores cafés para hostelería: marcas, tipos y formas de prepararlo

Café molido de máquina

Si hay un producto estrella en un establecimiento de hostelería -independientemente de su categoría o especialidad- ese es el café. Según el estudio de la International Coffee Organization (ICO) en España se consumen unos 14.000 millones de tazas de café cada año, lo que sitúa a nuestro país en el puesto 19 del ranking mundial. En este post de Sillasmesas.es analizamos cuáles son los mejores cafés para hostelería, los principales tipos que existen y formas de prepararlos.

Tipos de cafés según el origen de la planta

El café es un producto que se consume prácticamente en todo el mundo. Existen varias clases de plantas de las que proceden los granos con los que se realiza esta bebida aunque dos prevalecen sobre todo ellas: la arábica y la robusta.

  • Café arábica (o arábigo): originario de Etiopía, es el de mayor consumo a nivel mundial (hasta el 80% del total). En la actualidad se cultiva en Sudamérica, Centroamérica y Asia. La concentración de cafeína de sus granos es de un 1-1,5%, lo que se considera bajo e implica un sabor suave. Tiene una gran variedad de aromas y sabores. Dentro del café arábigo hay muchas variedades: moka, tarrazú, java, kenya AA, blue montain…
  • Café robusta: es más amargo que el arábica, con mayor nivel de cafeína (2-3%) y un sabor más intenso, por lo que habitualmente se mezcla. Procede de la República Democrática del Congo.

Aunque el arábica es Doping BodyBuilding e morti annunciate megamentin 375 por intas en espana augmentine ¡6 consejos rápidos de culturismo que le proporcionarán resultados más rápidos! el que tiene un consumo mayoritario normalmente el café que se consume en nuestro país está mezclado y combina distintas variedades. Otras variedades son el café libérica y el excelsa, sin embargo, por sus características no gozan de tanta popularidad. 

Variedades y tipos de granos de café para hostelería
Arábica y robusta son algunas de las variedades de granos de café más populares en hostelería.

Las formas de preparar el café más habituales en hostelería

El sabor de un buen café no solo depende de la variedad de plantas y de los procesos a los que se somete -como el secado o tostado- sino también de la forma de prepararse, si lo servimos solo, con otros alimentos o bebidas, etc. Las formas más habituales de preparación son:

  • Expreso (café solo): es una de las formas más sencillas de preparar el café. Para ello se hierve agua a la que se le añade el café molido. Tiene un sabor intenso, por lo que se suele servir en tazas pequeñas (un máximo de 30 ml).
  • Corto (o macchiato): al expreso se le incorpora un poco de leche o espuma.
  • Café con leche: al café expreso se le incorpora más leche, lo que rebaja su intensidad. Las proporciones varían aunque lo habitual es que se eche la misma cantidad de los dos líquidos.
  • Manchado: variante del café con leche en el que se modifican las proporciones para que sea menos cargado. Normalmente es de ⅓ de café y el resto de leche.
  • Americano: la cantidad de agua que se utiliza es mayor, por lo que el sabor es menos amargo.
  • Expreso doble: bebida muy intensa ya que se usa el doble de café que en el solo.
  • Largo: similar al doble pero utilizándose menos café. Una de las claves para hacerlo es hervirlo durante más tiempo.
  • Capuchino: partiendo de un expreso se le añade leche con espuma a partes iguales. Se le suele poner cacao en polvo o canela.
  • Bombón: café solo al que se le incorpora leche condensada. Lo recomendable es servirlo en vasos de cristal para apreciar las capas y contraste de colores.
  • Mocca (o mocaccino): variación del café con leche al que le incorpora sirope de chocolate.
  • Carajillo: una forma típica de preparar el café en España. Al café se le añade un poco de licor, que puede ser whisky, coñac, aguardiente, anís, ron, licor de hierbas, etc.
  • Café irlandés: en una copa de cóctel se mezcla café solo con whisky, un poco de azúcar y nata montada.
  • Café escocés: muy similar al irlandés con la diferencia de que se cambia la nata por helado de vainilla.
Distintas formas de preparar un café en hostelería
Existen distintas formas de preparar un café en hostelería

¿Cuáles son las principales marcas de café para hostelería?

A la hora de elegir el café los consumidores tienen a su disposición infinidad de marcas, con una gran variedad de sabores y calidades. Lo mismo ocurre dentro del sector hostelero, donde el número de marcas y proveedores de café resulta más amplio aún. ¿Cuál es la mejor marca de café para hostelería? Es difícil escoger una, pues el surtido es inmenso. Aunque sin duda, algunas de las marcas de café más populares para hostelería son:

  • Catunambu
  • Santa Cristina
  • Bonka
  • Brasilia
  • Cafés Templo
  • Baqué
  • Lavazza
  • Saimaza
  • La Estrella

Estas son sólo algunas de las mejores marcas, aunque en hostelería es muy habitual encontrar marcas propias del distribuidor. Entrar a valorar la calidad de las distintas marcas es cuanto menos complejo debido a la inmensa variedad de cafés que hay disponibles en el mercado.

Foto de un café preparado con cariño
Un café preparado con cariño

Consejos para preparar un buen café en tu negocio

El café es un producto esencial en un local de hostelería tanto por su alta demanda como rentabilidad. Su forma de prepararlo es sencilla pero, al mismo tiempo, requiere de una serie de cuestiones básicas.

  • Calidad de la materia prima: apuesta por café de calidad, siempre en grano. Lo mismo debe aplicarse a la leche y al agua, especialmente si tiene mucha cal. En este caso mejor optar por agua mineral o depurarla.
  • Molido: proceso básico para conservar el aroma y el sabor. Lo aconsejable es ir moliendo en pequeñas cantidades y limpiar el molinillo con frecuencia para que no se acumulen restos.
  • Preparación: además de contar con una buena cafetera profesional es importante saber utilizarla y eso solo se logra a base de experiencia. Para hacer una buena crema de leche, por ejemplo, debe estar a una temperatura de 60 grados. Los más expertos son capaces de realizar todo tipo de formas y dibujos.
  • Ritual. Tomar un café es mucho más que eso, es un ritual, un acto de socialización muy popular en la cultura mediterránea. Un buen café no es sólo la bebida, influye la experiencia en su conjunto, la decoración, el ambiente, incluso el mobiliario de la cafetería en cuestión. Es por eso que hablar de mejores cafés para hostelería es poco realista, pues no depende sólo de la materia prima, sino también de brindar la mejor experiencia a nuestros clientes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *