5 factores a considerar ante una Inspección de sanidad

Limpieza ante una inspección de sanidad

Si tienes un bar o un restaurante siempre debes estar alerta sobre una posible inspección de sanidad en tu local. En este artículo vamos a comentarte los factores a tener en cuenta ante una inspección de sanidad para que puedas estar preparado y evitar las tan temidas multas o incluso hasta el cierre de tu establecimiento.

La inspección de sanidad es la revisión por parte de un inspector de sanidad perteneciente a su correspondiente organismo público de cada comunidad que se encarga de que cualquier establecimiento donde se manipulen alimentos o bebidas cumpla los requisitos de higiene y seguridad alimentaria correctos que establece el Real Decreto 3484/2000.

Chef en una cocina profesional

Chef en una cocina profesional

Pueden ser rutinarias o aleatorias, dependiendo del grado de riesgo que tenga la actividad a revisar. Además, debes saber que cualquier usuario puede solicitar una inspección de sanidad hacia tu bar o restaurante. Tan sólo llamando al teléfono del ayuntamiento de tu localidad puede hacer una denuncia (anónima) y mandar una inspección de sanidad a tu local. Se hace aún más importante llevar al día el cumplimiento de las normas básicas de higiene y sanidad alimentaria.

Como propietario de un negocio de hostelería debes cumplir unas normas básicas de salubridad e higiene al ofrecer servicios de restauración a tu clientes. Como bien aconseja la Agencia Española de consumo, seguridad alimentaria y nutrición (AECOSAN), ante una inspección de sanidad hay una serie de aspectos que debes tener en cuenta. Veamos los factores a considerar ante una Inspección de sanidad:

Sistema de autocontrol para la seguridad alimentaria

Es la herramienta más eficaz para garantizar la inocuidad y salubridad de los alimentos en la actividad de cualquier bar o restaurante. Sus siglas corresponden a APPCC o Análisis de Peligros y Puntos de Control Crítico, debe identificar los peligros, establecer medidas preventivas y límites críticos, hablar sobre el sistema de vigilancia de la seguridad, describir las medidas correctivas y llevar un sistema de control o registro de cada actualización. El sistema de autocontrol es específico para cada empresa.

Control de plagas

Este documento recogerá cómo se debe actuar ante una posible infección de insectos y/o roedores en tu establecimiento. Se creará un plan de control específico y personal que contemple todas las medidas necesarias para evitar las plagas y exterminarlas. Con el control de plagas se garantiza la máxima protección de tu negocio y un protocolo de prevención y lucha contra las plagas.

Restaurante limpio y ordenado

Restaurante limpio y ordenado

Gestión de residuos

El inspector de sanidad observará y valorará la gestión de residuos y basuras que haya en tu establecimiento, sobre todo, en las zonas de trabajo (cocina, barra, almacén). Es muy importante que no se acumule mucho tiempo en las zonas de actividad y que no haya contaminación con los alimentos.

Formación del personal

Este factor a tener en cuenta ante una inspección de sanidad pertenece más a la prevención de riesgos laborales, pero lo incluimos porque es un aspecto fundamental que será foco de cualquier inspector. Los empleados a tu cargo que estén en contacto con la comida deben estar formados en el curso de manipulador de alimentos, que les acredita para poder trabajar con los alimentos. Habrá recomendaciones en cuanto al: uniforme, vestuario, cabello, uñas,…

Cafe-bar con clientes

Cafe-bar con clientes

Información sobre los productos

Los productos y materias primas que utilices para elaborar tus platos deben tener autorización para higiene alimentaria. Además, cada envase debe llevar su correcta etiqueta que contenga la información técnica sobre el producto (fecha fabricación, fecha caducidad, origen,…)

En general, ante una inspección de sanidad mantén la calma porque la perfección en el sector de la hostelería no existe y siempre habrá aspectos en los que poder mejorar. Te merece la pena cumplir con la normativa sanitaria porque (sólo a nivel informativo) las multas en una inspección de sanidad pueden ir desde los 300 euros hasta 600.000 euros, y en algunos casos, incluso te pueden llevar al cierre definitivo del local. Más vale prevenir que curar.