Inspección de Sanidad en un bar: todos lo que debes saber

Inspección de sanidad en un bar

Encuentra todos los detalles sobre la inspección de Sanidad en un bar: en qué consiste, cómo se realiza y cómo superarla satisfactoriamente.

¿Superaría tu bar una inspección de Sanidad? Esta cuestión que asusta a muchos hosteleros, en realidad, no debería alarmarnos. Tener todo en regla es garantía de seguridad alimentaria e higiene y, por lo tanto, un aliciente más para ofrecer un servicio de calidad a nuestros clientes. En el blog SillasMesas te explicamos qué cuestiones debemos tener en cuenta para superarla sin mayor inconveniente.

¿Quién realiza las inspecciones sanitarias?

Las comunidades autónomas, a través de sus Consejerías de Sanidad, son las que tienen la competencia de las inspecciones sanitarias en empresas, incluidas las de hostelería. Las inspecciones pueden ser aleatorias o rutinarias.

El principal objetivo de las inspecciones de Sanidad es certificar que un determinado local y su propietario cumplen con la normativa vigente en materia de higiene, salud y seguridad.

¿Qué se revisa en una inspección de sanidad?

Cuando un inspector de sanidad se presenta en un bar no lo hace por una cuestión determinada sino que su trabajo se enfoca a que el establecimiento tenga todo en orden y cumpla con las exigencias y normativas vigentes. Por eso, examinará tanto la limpieza de las instalaciones y equipos como la conservación de los alimentos y bebidas, la gestión de residuos, el control de la cadena de frío o la formación de los trabajadores en la manipulación de alimentos o prevención de riesgos laborales.

Inspección de sanidad en un bar objetivos

Claves para superar las inspecciones

Documentación

Suele ser una de las primeras cosas que se examinan en una inspección. Para ello hay que tener presente varias cuestiones: la legislación en vigor, los registros sanitarios de proveedores, y, en caso de tenerlo, la guía de buenas prácticas, plan de higiene o protocolo de limpieza que se sigue.

Toda esta documentación estará ordenada y al día para ser revisada por el inspector. A ella hay que añadirle otra muy importante: la de la formación y situación del personal. Todos los trabajadores contarán con el curso de manipulador de alimentos, así como de prevención de riesgos laborales. Esta documentación será revisada en la inspección.

Almacenamiento de alimentos y bebidas

Deben estar almacenados correctamente, con la etiqueta correspondiente y evitando que se pasen de fecha de caducidad o preparación. Muy importante seguir los protocolos de seguridad alimentaria para que no se produzcan contaminaciones cruzadas.

Limpieza

Cada establecimiento dispondrá de su propio protocolo en función del tipo de servicio, si se ofrecen comidas, puntos críticos, tipo de material, menaje que se utiliza habitualmente… La higiene es un punto clave y, por eso, hay que realizarla periódicamente a conciencia para evitar la acumulación de suciedad y gérmenes que puedan derivar en focos de infección. Algunas zonas -como suelos, planchas o baños- deben limpiarse diariamente, mientras que otras -como neveras, estanterías para almacenar comida o ventanas- en función de la actividad del bar.

Equipos

Relacionado con el aspecto anterior. En el plan de limpieza e higiene hay que incluir siempre todo el equipamiento. Periódicamente se tienen que revisar y limpiar las campanas extractoras, planchas, neveras, congeladores, conductos de gas y agua… así como el menaje y equipamiento.

Gestión de residuos

También se debe cumplir el protocolo establecido para la gestión de residuos teniendo en cuenta el tipo de desecho que se genera, qué porcentaje se puede reciclar, cantidades… Fundamental no acumular basura y colocar los cubos en los que se deposita lo más alejados posible de la comida.

Control de plagas

Hay que contratar a una empresa especializada que realizará controles periódicos para evitar la aparición de plagas.

Aire acondicionado

El mantenimiento de equipos del aire acondicionado en los locales de hostelería debe ser periódico. Importante vaciar los depósitos, asegurarse de que no hay fugas de agua y limpiar periódicamente tanto los aparatos como los conductos y depósitos.

Tipos de sanciones y cuantías que puede acarrear la inspección de sanidad en un bar

Consejos inspección sanidad hostelería

Las sanciones por incumplir con la normativa sanitaria vigente pueden ser de tres tipos:

  • Leves: multas de hasta 3.005 euros.
  • Graves: desde 3.005 a 15.025 euros.
  • Muy graves: desde 15.025 euros a 601.012 euros.

Superar las inspecciones de Sanidad es garantía de seguridad e higiene y, por lo tanto, un aval para la clientela.