Principales gastos de un restaurante y un bar

Gastos de un bar

¿Sabes cuáles son los gastos de un restaurante?, ¿y los gastos de un bar? En SillasMesas te contamos los principales gastos en hostelería.


¿Estás pensando en montar un negocio de hostelería? Si tienes en mente abrir un negocio hostelero, en el blog de SillasMesas puedes encontrar algunas claves importantes para conocer y valorar cuáles son los principales gastos en un local de hostelería.

Una apuesta a largo plazo

En primer lugar, antes de montar un local de hostelería, hay que tener en cuenta que se trata de una inversión económica que puede llegar a ser rentable pero que, en primer término, implica un esfuerzo económico que debemos valorar con mucha cautela. Los beneficios de un local hostelero pueden demorarse hasta los 3-5 años posteriores a la apertura del negocio y, además, es importante tener en cuenta que la gestión de este tipo de establecimientos implica no solo un alto esfuerzo económico sino un alto grado de implicación personal. Es, en definitiva, una apuesta a largo plazo.

Gastos de un bar

Plan de negocio: primer paso fundamental

Antes de conocer los gastos a los que nos enfrentaremos a la hora de abrir un negocio de hostelería es importante definir de forma correcta el tipo de local que vamos a plantear, así como desarrollar un plan de negocio como base fundamental para tener una previsión concreta de los gastos a los que haremos frente.

En este sentido, un plan de negocio correctamente definido nos permitirá conocer la posible rentabilidad, que podría oscilar entre el 15% y el 20%, así como conocer qué gastos son necesarios y cuáles no. Para ello, es importante definir la identidad de nuestro local hostelero y plantear de forma específica el tipo de negocio que queremos desarrollar: oferta, ambiente, servicio, comunicación, carta, estilo…

¿Cuales son los principales gastos de un restaurante?, ¿y los gastos de un bar?

Los gastos que puede suponer abrir un local de hostelería pueden variar enormemente en función del plan de negocio planteado, así como de las expectativas empresariales que nos hayamos planteado. De esta forma, algunos parámetros fundamentales, tales como la ubicación o el tamaño del local, pueden suponer desembolsos muy diferentes en función del tipo de negocio. Esta es la razón fundamental por la que es importante tener claro qué tipo de negocio queremos emprender y, de esta manera, evitar gastar dinero que no revertirá en el negocio.

Ubicación

La ubicación de un local de hostelería es una de las decisiones más importantes que debemos tomar. En función del tipo y plan de negocio, deberemos evitar determinadas ubicaciones, así como priorizar otras. Debemos tener en cuenta tanto nuestro público objetivo, así como las necesidades logísticas de nuestro negocio: si queremos montar un restaurante con un amplio servicio de cocina, necesitaremos un local mucho mayor que para un restaurante de menor ambición culinaria. Además, un local céntrico puede suponer un incremento del desembolso inicial que resultará determinante en la prosperidad del negocio. 

Gastos de un restaurante

Reforma del local

Una vez decidida la ubicación del local, debemos analizar las necesidades de nuestro negocio y emprender una reforma adecuada al plan planteado. El diseño del interior y exterior, así como la decoración y la inversión en maquinaria es fundamental para cubrir todos los aspectos que demanda nuestro local de hostelería.

El alquiler/compra del local, así como su posterior acondicionamiento es, sin duda, la principal inversión y gasto que debemos cubrir

Tasas e impuestos 

Este punto es uno de los más importantes y, sin embargo, muy olvidado o menospreciado por muchas personas que se aventuran a montar un local de hostelería. En este sentido, es importante informarse correctamente de los aspectos legales que atañen al tipo de local que queremos abrir. Hay que tener en cuenta las licencias de obra, ruido, localización, seguros, requerimientos sanitarios o, por ejemplo, licencias para servir alcohol.

Gastos en un negocio de hostelería

Personal 

El personal es, junto a los recursos materiales, uno de los gastos fijos de un local de hostelería. El grupo de trabajadores que se encargará del servicio es fundamental para llevar el negocio a buen puerto. En el caso de los locales de hostelería existen, al menos, dos ámbitos de que debemos cubrir: cocina y sala. En muchos casos, además, es frecuente añadir un servicio específico de barra. Definir bien el número de personas encargadas de las partidas y el servicio diario será clave para garantizar el correcto funcionamiento de nuestro negocio. En este sentido, además, existen gestores que deciden incluirse como parte de la plantilla y fijarse un sueldo determinado. 

Materias primas

En el caso de un restaurante, las materias primas suponen un gasto importante dentro de la partida presupuestaria. Para sacar adelante un local hostelero es importante gestionar de forma correcta los pedidos de materias primas. De esta manera, no solo se trata de obtener una frescura que garantice la calidad de la comida servida, sino de minimizar la pérdida de comida. Uno de los grandes errores de los gestores de locales hosteleros es no prestar atención a la partida de pedidos (o entregársela a otra persona) de forma que se pierde gran cantidad de dinero cuando se pide materia prima en exceso o, al contrario, cuando se pide materia prima insuficiente para cubrir la demanda de los clientes.

Gastos en un local de hostelería

Si bien estos son los puntos fundamentales a la hora de abordar los gastos de un local de hostelería, existen muchos detalles que, actualmente, están creciendo en importancia y consideración, como un plan de comunicación o una estrategia de márketing. En cualquier caso, el error fundamental de los emprendedores que deciden abrir un local hostelero es no elaborar de forma prioritaria un plan de negocio en el que recoger los detalles concretos de su proyecto y definir la intención del negocio. Ser realista es, sin duda, la mejor forma de reducir los costes de un local de hostelería.