Ideas de decoración para la recepción de un hotel

Recepción de un hotel con decoración oriental

La recepción de un hotel es fundamental en este tipo de establecimientos ya que es la zona del primer contacto entre los clientes y el personal. En ella debe combinarse la funcionalidad con el aspecto estético. En el blog de SillasMesas te traemos unos prácticos tips para la decoración de la recepción de un hotel. Toma nota e inspírate con estas ideas y ejemplos.
Cuando se diseña la decoración de un hotel la atención suele centrarse en las habitaciones pensando en el bienestar de los clientes. Sin embargo, sería un error dar por hecho que el resto del establecimiento no requiere de un proyecto decorativo propio. Los espacios comunes -como terraza, comedor o salas de reuniones- también deben integrarse en el proyecto decorativo, prestando especial atención a la recepción. Hay que tener en cuenta que este espacio es una especie de escaparate, el primer contacto con el cliente.

Claves para el diseño de recepciones de hoteles

Consejos para realizar la decoración de la recepción de un hotel

  • Estilo: debe ser coherente con el tipo de establecimiento, su filosofía y clientes más habituales. Así, por ejemplo, si es un hotel con encanto no tiene mucho sentido que la recepción sea de estilo minimalista y totalmente blanca. Eso sí, hay que intentar ser original y huir de las repeticiones.
  • Comodidad: el check-in puede demorarse más de lo deseado. Por eso en la recepción del hotel debe haber siempre una zona de descanso con sillones o sofás adecuados. Además, este espacio también suele utilizarse por los clientes mientras esperan por otras personas.
  • Mostrador: elemento clave ya que es la zona donde se establece la primera conversación cuando se llega a un hotel y la última cuando finaliza la estancia. El formato clásico es un único mostrador alargado, una disposición que se mantiene en la mayoría de hoteles pero con la que se pueden conseguir resultados diferentes en función del material, el color o los motivos decorativos. En el caso de hoteles más orientados a viajes de negocios hay hoteles que han optado por cambiar el formato -colocando varios mostradores pero de menor tamaño– para agilizar el servicio y evitar esperas. Las propuestas más innovadoras apuestan por el minimalismo o mostradores muy pequeños para ofrecer un trato más cercano y familiar.
  • Servicios básicos: en la experiencia de un huésped en un hotel entran en juego muchos factores. Algunos de ellos están asociados al equipamiento de la recepción. Disponer de un lugar en el que poder dejar las maletas y contar con folletos de información turística u opciones de ocio son servicios básicos que siempre se deben ofrecer.

Ejemplos de decoración de recepciones de hotel

Minimalismo

Las propuestas más minimalistas utilizan el blanco como base al que se le pueden añadir elementos naturales como troncos, piedras o plantas.

Nórdico

La luminosidad, sencillez y funcionalidad caracterizan a los espacios de estilo nórdico, un tipo de decoración para lograr un ambiente acogedor y tranquilo.

Rústico

Los hoteles rústicos y casas de turismo rural se diferencian por ofrecer un ambiente familiar y acogedor. Para sus recepciones hay diferentes posibilidades más y menos recargadas pero en las que la madera, la piedra y las baldosas de cerámica son las protagonistas.

Reciclaje

El reciclaje es otra alternativa para decorar la recepción de un hotel. Las maletas, muebles antiguos o libros son posibles opciones.

Plantas

Las plantas naturales ayudan a crear ambientes relajantes y acogedores. Para incorporarlas a un espacio puede hacerse utilizando la fórmula tradicional de las macetas pero también con jardines verticales o jardineras en las paredes.

Rococó o barroco

Para los hoteles históricos, como paradores de turismo, apostar por piezas clásicas en las que primen los dorados y las ornamentaciones.

Sin duda, existen multitud de opciones e ideas a la hora de plantear la decoración de la recepción de un hotel. Lo importante es que esta se haga en función de las características y necesidades de cada establecimiento, manteniendo una coherencia visual y atractiva. Pero sobre todo, no debemos olvidar que la recepción es un punto clave de cualquier hotel, pues además de ser una de las primeras impresiones que tienen los huéspedes, también se trata de un lugar estratégico para la atención y experiencia de nuestros clientes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *