Recomendaciones básicas para la decoración de hoteles

Decoración de habitaciones en hoteles

¿De qué depende la satisfacción del cliente en un hotel? A un buen servicio, calidad en los productos y cumplir con las expectativas y demandas hay que añadirle otro factor fundamental: la decoración y diseño. Desde SillasMesas analizamos las claves en la decoración de hoteles y así evitar el temido comentario en redes sociales de “necesita una renovación”. 

Consejos y claves en la decoración de hoteles

Las razones para alojarse en un determinado hotel dependen de varios factores. El motivo del viaje (negocios o placer), el destino (no es lo mismo ir a la playa que a una ciudad histórica) o los acompañantes (en pareja, familia o solo) influyen en esta decisión. Además del precio y la categoría una decoración original también determinan la elección de hotel y, lo que es muy importante, que hablan de él en redes sociales, lo recomienden y repitan.

Definir un estilo/temática

El de “todo un poco” no funciona en decoración y menos en hostelería. Definir un estilo para nuestro hotel es fundamental; bien se puede optar por un estilo concreto -minimalista, rústico, pop– o elegir una temática: cine, música rock, comics, superhéroes, etc.  

Decoración exteriores hoteles

Originalidad y creatividad

Alojarse en un hotel forma parte de la experiencia que supone viajar. Por eso, para diferenciarse de la competencia es básico ofrecer algo diferente; que el propio hotel sea un reclamo dentro del destino. Las propuestas más arriesgadas incluyen vagones de tren o antiguos faros reconvertidos en hoteles, cúpulas de cristal en árboles o auténticos castillos en los que pasar la noche. Sin embargo, para lograr ser original tampoco es necesario contar con un edificio singular; también es posible conseguirlo si previamente definimos un estilo o temática. Huir de lo convencional y apostar por diseños personales e innovadores es la clave.

Funcionalidad

Independientemente del tipo de hotel la comodidad debe ser siempre una premisa. De nada vale contar con un establecimiento con una decoración única si después las camas son incómodas, los muebles no dejan espacio para moverse o no hay armarios para guardar la ropa. 

Consejos de decoración de hoteles

Sentirse mejor que en casa

Una cuestión difícil de conseguir pero decisoria a la hora de valorar la estancia de un huésped. Y para ello, no siempre son necesarios grandes lujos; una chimenea, un sofá de cuero o unas lámparas de techo inspiradas en las latas de sopa Campbell de Andy Warhol pueden marcar la diferencia para que una estancia sea agradable o no. 

Habitaciones únicas

Ideas de decoración de hoteles y espacios interiores

Los hoteles uniformes en los que todas las habitaciones son iguales pueden funcionar en los establecimientos más clásicos pero lo recomendable es lo contrario. Con ello conseguimos varias cosas: que aquellos clientes que buscan un servicio diferente puedan tenerlo (por ejemplo en el caso de habitaciones suites o premium) y que clientes que ya se alojaron quieran repetir y volver a sorprenderlos (por ejemplo, si es un hotel con temática cinéfila para poder alojarse en cuartos de diferentes películas). En los establecimientos más pequeños fundamental que cada habitación tenga un nombre diferente y no un simple número.

Opciones de decoración para un hotel

Elementos locales

El multiculturalismo mal entendido a veces no es la mejor opción para decorar un hotel. Si uno viaja a Granada no tiene mucho sentido encontrarse con un alojamiento inspirado en un palafito o un iglú. En el caso de hoteles no temáticos incorporar elementos de la cultura local -como artesanía o cuadros de artistas locales- es una cuestión que siempre agradecen los huéspedes. Esto permite un toque exclusivo y evitar las decoraciones homogéneas y repetitivas. 

Interiorismo y decoración de hoteles

Elementos de la naturaleza

Inspirarse en la naturaleza -o incorporar alguno de sus elementos- siempre es un acierto y garantía de ambientes que invitan al relax y al descanso. Además de los clásicos maceteros o floreros pueden ser propuestas más atrevidas, como jardines verticales.

Espacios “eco”

A la hora de pensar en el diseño y decoración de un hotel debemos tener presente una máxima: el respeto por el medio ambiente. No se trata solo de una cuestión de ecología sino también de imagen. Eliminar, en la medida de lo posible, los objetos de plástico por cerámica o cristal contribuye a crear ambientes más acogedores.
La decoración es una cuestión clave en un hotel; un factor que también influye en la experiencia de los huéspedes y, por lo tanto, en sus críticas. ¿Ya tienes claro cómo llevar la decoración de tu hotel a otro nivel? ¡Ponte manos a la obra y cuéntanos tu experiencia!