Consejos de decoración de hoteles pequeños ¡Enamora a tus clientes!

Consejos de decoración de hoteles pequeños
Disponer de un hotel pequeño no tiene por qué implicar renunciar al diseño ni a la originalidad.Descubre las claves para la decoración de hoteles pequeños: consejos para aprovechar cada rincón y garantizar la comodidad de los clientes. ¡Toma nota!

Consejos para decorar un hotel pequeño

La comodidad debe ser una máxima en un establecimiento de hostelería. Esto es más fácil conseguirlo cuando contamos con habitaciones y espacios comunes amplios. En el caso de los hoteles más pequeños también es posible crear estancias con un diseño único y encantador. Para ello, es recomendable tener en cuenta:

Muebles multifuncionales

La mejor opción para ahorrar espacio es optar por muebles con diferentes funciones para maximizar el espacio y simplificar. Así, una mesa puede ser también un escritorio, una cama tener cajones debajo para almacenar cosas, un sofá convertirse en cama… Optar, en la medida de lo posible, por mobiliario empotrado (no solo para los armarios). Como norma general la funcionalidad debe primar en toda la estancia. 

La importancia de los colores

El blanco es un básico para dar luminosidad y sensación de amplitud. Por eso, no solo debe usarse en paredes y/o techos, sino también en el mobiliario. El gris, beige, amarillos claros o azul grisáceo son otras posibilidades que aportan luminosidad sin que los espacios sean tan fríos e impersonales. Sin duda, saber usar los colores en un hotel pequeño u hostal, es muy importante para lograr sensación de amplitud.

Elementos decorativos

La decoración en exceso, como es el caso de los ambientes de estilo rococó o barroco, no tiene mucho sentido en el caso de hoteles pequeños ya que recargan los espacios y los hacen parecer aún más pequeños.

Estilos más recomendables

Las tendencias de estilo minimalista, como lo es la decoración nórdica, son dos de los estilos más recomendables ya que en ellos priman la funcionalidad, la sencillez y los muebles blancos, consiguiendo espacios más luminosos. Apoyarnos en los techos y elementos estructurales como parte de la decoración es otra posibilidad para ganar espacio en hoteles pequeños.

Uso de espejos

Entre los elementos decorativos que podemos incluir destacan los espejos. Si los colocamos ocupando toda una pared ayudarán a dar luminosidad y mayor sensación de amplitud. Son todo un clásico en lo que respecta a generar sensación de espacio.

Cuida las zonas comunes

Aunque la habitación es la estancia en la que los clientes de un hotel pasan más tiempo, es importante cuidar los detalles de las zonas comunes (sala de lectura, recepción, bar…). Si en ellos conseguimos un ambiente acogedor que recuerde o transmita la sensación de hogar, de esta forma es más probable que los huéspedes opten por pasar más tiempo en estas zonas del hotel. Quizás no parezca misión sencilla conseguir esto cuando se trata de un hotel pequeño, por ello es imprescindible cuidar la distribución del mobiliario: intenta despejar las zonas de paso y no recargar las zonas comunes con accesorios excesivamente voluminosos.

Inspírate con la decoración de estos hoteles pequeños

Muebles multifuncionales

Un mismo mueble es armario (sin puertas), escritorio, estantería y caja fuerte. La madera y metal se complementan con una decoración casi inexistente en la que destaca el cuadro en tonos blancos.

Mini estudio

El espacio reducido no impide contar con una pequeña sala y escritorio. Para ello se ha habilitado una cama encima del armario y la mesa. En ese mismo cubículo está la televisión empotrada.

Literas

Para habitaciones familiares las literas son una buena alternativa para poder contar con varias camas. En este caso se han decantado por una en madera completamente en blanco. Como escaleras se usan cajones de madera que también sirven como almacenamiento.

Decoración austera

En esta habitación se ha optado por una decoración austera con un toque rústico en el que destacan las camas de hierro y la alfombra. Como estantería se ha elegido una simple de madera que cumple un objetivo funcional y estético.

Lavabos en la habitación

Cuando el espacio es muy reducido no queda más opción que incluir el lavabo o baño dentro del propio dormitorio. Una forma de poder separar los dos espacios es con una cortina; otra posibilidad es una mampara de cristal. Un hotel pequeño no tiene por qué ser sinónimo de falta de gusto o exclusividad. Lo importante es no perder de vista claves en la decoración de hoteles pequeños como estudiar bien el espacio disponible, planificar cada estancia y, en la medida de lo posible, darle personalidad propia primando la funcionalidad y comodidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *