Claves para la decoración de hoteles de lujo

Ideas de decoración de hoteles de lujo

Decorar un hotel no es tarea sencilla, mucho menos si es un hotel de lujo. Hoy analizamos y te damos las claves para la decoración de hoteles de lujo, donde la exclusividad es la carta de presentación. En ellos se combina el diseño único con estancias amplias decoradas con piezas de colección.

Consejos para decorar un hotel de lujo

El punto de partida en un hotel de lujo es el edificio en el que este se ubica: un antiguo palacio, un castillo o un inmueble completamente acristalado son opciones perfectas. Sin embargo, para realmente conseguir un establecimiento exclusivo la clave están en el mobiliario y elementos decorativos. 

  • Definir un estilo: es la base en cualquier establecimiento de hostelería. Si definimos un estilo será más fácil crear una coherencia visual y, por lo tanto, un resultado más elegante. La excepción serían aquellos hoteles en los que cada habitación está decorada de una forma diferente o dedicada a una temática.
  • Decoración integral: al pensar en la decoración de un hotel nuestra atención se suele centrar en las habitaciones. Sin embargo, para conseguir un establecimiento único es necesario cuidar cada detalle y, por eso, las estancias comunes como la recepción o el restaurante también debe contar con una ornamentación especial. 
  • Dormitorio: es la estancia principal, el espacio que debe convertirse en un auténtico “oasis” para los clientes. Hay muchas formas de conseguirlo, decorativamente hablando, pero con una serie de cuestiones comunes: espacios amplios, muebles exclusivos, piezas decorativas de diseño… Estas mismas características deben darse también en los baños y en las salas de estar.
  • Detalles: flores naturales, vino de calidad, papel de cartas con el nombre de los clientes… para que un hotel sea realmente de lujo hay que ofrecer exclusividad y eso solo se consigue con los pequeños detalles. 

6 Ideas para la decoración de un hotel de lujo

Jugar con el agua

El agua es un elemento con el que crear espacios frescos, acogedores y especiales. Puede utilizarse en jardines, patios, recepciones…

Sentirse como un rey

El estilo rococó o el barroco permiten crear estancias para viajar en el tiempo y en las que sentirse como un auténtico rey. Su estilo recargado e inspirado en el diseño de lujo de otras época consigue dotar de exclusividad a nuestro hotel.

Minimalismo

El minimalismo, en el que el mobiliario se limita a lo mínimo y prima su parte funcional, también es una opción de estilo para este tipo de hotel.

Sobriedad 

Para lograr un ambiente de lujo no es necesario caer en los excesos. Una decoración sobria en la que se utilicen pocos colores puede tener un resultado muy elegante si se incluyen los detalles adecuados, como lámparas de cristal de diseño.

Lujo con un toque rústico

El estilo rústico no está reñido con el lujo. El uso de piedra en las paredes y vigas de madera consigue un estilo exclusivo.  Es este caso la clave reside en hacer una buena elección de estos materiales. No basta con emplear piedras y maderas de cualquier tipo, debemos primar la calidad y acabados de estas..

La importancia de los baños

Los baños son una estancia fundamental para un cliente que busca algo poco habitual. Por eso, su lado funcional debe complementarse con el estético.

Como ves, existen multitud de opciones y posibilidades en lo que a decoración de hoteles de lujo respecta. Más allá del estilo en sí mismo, lo importante es la atmósfera de calidad que se genera en todas las áreas del hotel: desde las habitaciones más sencillas hasta las suites más extraordinarias. El lujo no está reñido únicamente con la parte material, sino que viene dada en gran parte por la forma en que este se combina. Ahora que ya tienes las ideas, ármate de buen gusto, materiales y mobiliario ¡y manos a la obra!