Decoración de hoteles con estilo rústico: claves para decorar tu hotel con encanto.

Decoración de hoteles con estilo rustico

Los hoteles decorados con un estilo rústico transportan a los clientes a una época pasada y a la naturaleza (aunque estén asentados en la ciudad). Este tipo de estilo se caracteriza por ambientes acogedores que invitan al descanso y la desconexión, algo básico para muchos viajeros. En el blog de SillasMesas analizamos las claves para la decoración de hoteles con estilo rústico y te damos algunas ideas de inspiración para tu hotel. 

Claves para decorar un hotel de estilo rústico

Lo rústico es un estilo que evoca a la naturaleza y, al mismo tiempo, a las casas de las abuelas y el estilo de vida de principios del siglo XX. No se trata de un estilo con unas características uniformes ya que dependen de cada zona geográfica (no es lo mismo el estilo rústico francés que el gallego o el mediterráneo). Aún así, entre los elementos comunes destacan: 

Madera natural

Habitación de hotel de estilo rural

Es una de las señas de identidad del estilo rústico. La madera natural es la protagonista de las estancias tanto en los muebles como en elementos estructurales. Mejor que sea madera sin tratar y con aspecto desgastado o decapado. Fundamental dejar las vigas de madera al descubierto.

Piedra natural

Habitación de hotel con mobiliario de diseño rustico

Una pared (o todas) con la piedra a la vista es clave en un ambiente rústico. Este material puede emplearse tanto para las paredes como para el suelo. Otra posible opción son las baldosas en tonos claros.

Materiales que recuerden a la naturaleza

Además de la madera y la piedra se pueden utilizar elementos que evoquen lo natural: bambú, barro, ratán, mimbre…

Mobiliario de estilo antiguo

Deben ser antiguos (o parecerlo). De aspecto rústico, en madera natural o forjado. En el caso de las habitaciones de los hoteles tendrán protagonismo los cabeceros de las camas, sillones de piel o cuero, armarios con celosías o coquetas con aspecto desgastado. Uso de maderas en habitaciones decoradas con estilo rustico en hoteles

Textiles de fibras naturales

Aportan calidez y acogimiento Las fibras naturales como el lino, la lana y el algodón serán las preferentes para las telas de los cojines, cortinas y mantas. Además, se puede utilizar esparto en alfombras y estores. 

Decora con accesorios rústico o rurales

Son el complemento perfecto para lograr un ambiente rústico, incluso cuando no contamos con elementos estructurales ni mobiliario de este tipo. Las posibilidades son variadas: jarrones de porcelana, máquinas de coser antiguas, aperos de labranza, espejos de gran tamaño con marcos de madera, lámparas de araña, piezas de porcelana, damajuanas, baúles, cestos de mimbre…

Habitación de hotel de estilo rustico con cabecero de madera

Baños con azulejos y cerámicas

Hay varias posibilidades. Se pueden combinar los azulejos artesanales en paredes o suelos con lavabos de cerámica o madera. Otras opciones son el pavimento mosaico hidráulico, paredes encaladas simulando las antiguas o revestidas de microcemento. Respecto al mobiliario y piezas de baño el top sería una bañera exenta. 

4 Ejemplos de hoteles rústicos

La casa de la sal (Candelario, Salamanca)


Una antigua fábrica de embutidos reconvertida en hotel conservando su espíritu de antaño pero incorporándole las comodidades actuales. Las vigas de madera y los suelos de barro se incorporan a espacios minimalistas en los que prima la serenidad y la tranquilidad. Como elementos decorativos se ha apostado por piezas de oficios antiguos, cuadros usados como cabeceros y textiles de fibras naturales y tonos claros. 

Casa do Castelo de Andrade (Pontedeume, A Coruña)


Un alojamiento de turismo rural en el que se han recuperado tres edificios con más de 300 años. En ellos se conservan las paredes de piedra, la chimenea, las vigas de madera originales de los techos… en unas estancias acogedoras que nos trasladan a la Galicia del siglo pasado. 

Casa de San Martín (San Martín de la Solana, Huesca)


Un lugar perfecto para aquellos que buscan tranquilidad en medio de la naturaleza (está cerca del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido). El antiguo pajar se ha rehabilitado y acondicionado como restaurante mientras que las habitaciones y resto de espacios están en un edificio del siglo XVIII en el que prima la decoración rústica. 

Hotel La Granja (Ibiza)


La filosofía de este establecimiento se basa en la vuelta a los orígenes, a lo natural y a la sencillez. Para ello se decantaron por una mezcla de estilo rústico y bohemio con toques propios del estilo mediterráneo. En él predominan los espacios minimalistas, en tonos grises o de la tierra mimetizándose con el entorno.

El estilo rústico se asocia tradicionalmente a aquellos establecimientos ubicados en edificios antiguos rehabilitados de zonas rurales. Sin embargo, también es opción para hoteles con encanto de pequeño tamaño en medio de la ciudad.