El consumo de gas de un restaurante: gasto medio y consejos para ahorrar en tu factura

Consumo de gas en un restaurante

Llevar al día la contabilidad de tu bar o restaurante es una tarea clave para conocer de primera mano si tu negocio es rentable; esto implica realizar un cómputo de los ingresos y gastos e intentar que estos últimos supongan el menor importe posible. Hay que distinguir entre costes fijos —alquiler, sueldo de los empleados, materias primas— y costes variables, en los que se engloba el consumo mensual de agua, luz y gas. En el blog de Sillasmesas.es vamos a analizar el consumo medio de gas de un restaurante y qué consejos puedes seguir para ahorrar en tus próximas facturas.

El gasto medio en la factura de gas de un restaurante

La factura de gas de un negocio hostelero dependerá del servicio que ofrezca —desayunos, meriendas, comidas o cenas— y del volumen de su clientela. Por otro lado, el tipo de tarifa contratada, así como la potencia, tendrán su repercusión en el precio final, y es que hay empresas que ofrecen una modalidad única de consumo de luz y gas. Esto supone una gran ventaja porque divide en tramos el precio de la energía, los cuales varían en función de la hora.

El precio del gas según las compañías oscila entre 0.1099 €/kWh y 0.1240 €/kWh. De media un bar o restaurante suele consumir unos 300kWh/m2 de gas (si tiene mucho volumen incluso puede llegar a superar los 600kWh/m2). Por eso, adaptar la tarifa al máximo según el servicio que se preste será un gran aliado para reducir la factura.

Consejos para reducir el consumo de gas en tu restaurante

Las facturas de la luz y el gas se han encarecido notablemente en los últimos meses, llegando incluso a duplicar su precio respecto a otros años. Para ahorrar costes en hostelería es necesario seguir unos consejos básicos, los cuales redundan en la reducción del gasto y, además, en nuestro impacto medio ambiental. Uo eficiente del gas en la cocina 

  • Uso eficiente del gas en la cocina 

Puede parecer obvio pero nunca viene mal recordarlo. Hacer un uso eficiente de los fuegos teniendo en cuenta la potencia y el tamaño adecuado para cada recipiente y tipo de cocinado. Intenta emplear siempre ollas que cubran por completo las hornillas y queden centradas para que el calor de la llama no se desperdicie.

Asegúrate de revisar que las hornillas siempre se queden apagadas después de su uso, no solo por el consumo de gas en el restaurante y el gasto que genera, sino porque además podría provocar algún accidente afectando a clientes y empleados. 

  • Tapar las ollas

Una medida sencilla y eficaz es retener el calor ya que si este se escapa tarda más en calentar y, por consiguiente, el gasto sube. Por eso no olvides cocinar con las ollas tapadas; el vapor ayuda a la llama a cocinar mejor los alimentos.

  • Mantener limpias ollas y sartenes

La pulcritud en el exterior de ollas y sartenes facilitará que la llama toque directamente la superficie y no una capa de grasa, agilizando el calentamiento y la preparación de los alimentos. La grasa y la suciedad hacen que la combustión no sea tan buena como debería, disparando el consumo. Por eso también es muy importante mantener limpios los quemadores.

  • Usar ollas a presión

Invertir en ollas a presión para la cocina de tu restaurante también puede beneficiarte en el ahorro de la factura del gas. Estas disminuyen considerablemente el tiempo de cocción de los alimentos reduciendo el consumo de gas en la cocina de tu restaurante.

  • Mantener el calor de la calefacción

El tamaño de tu local también va a influir en la factura del gas, y es que a mayor tamaño mayor es el consumo que necesitarás para calentar la estancia. Te recomendamos encender unas horas antes para caldear los ambientes y mantener el calor con un buen aislamiento o usar un sistema de calefacción alternativo como puede ser el de luz.

El gas natural es una fuente de energía cómoda, limpia y eficiente, por eso es de las más usadas en hostelería y restauración. Gracias a estos consejos conseguirás reducir notablemente la factura del gas de tu negocio y destinar un menor porcentaje a los gastos del mismo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *