Cómo limpiar la tapicería de las sillas de un restaurante

Como limpiar la tapiceria de las sillas polipiel

Cuidar el tapizado de tus sillas es vital para la higiene e imagen de tu local. Aprende cómo limpiar la tapicería de las sillas de tu restaurante.


Las sillas son un elemento imprescindible en un restaurante. De ellas depende en buena parte la comodidad de los clientes y, por eso, su parte estética debe completarse con la funcional. Las sillas tapizadas son la opción elegida por muchos restaurantes para darle un toque distinguido a su negocio ya que pueden combinarse fácilmente con el estilo y resto de decoración del local. Sin embargo, su uso casi a diario hace que su deterioro sea mayor que el de otros muebles de un negocio de hostelería. La limpieza y mantenimiento de las sillas de un restaurante debe realizarse siguiendo unos consejos básicos que contribuyan a aumentar su durabilidad. En el blog de SillasMesas te detallamos cómo limpiar la tapicería de las sillas.

Como limpiar la tapiceria de las sillas de un restaurante.

Aprende cómo limpiar la tapicería de las sillas de un restaurante según el tipo de tejido o material.

Cómo limpiar la tapicería de las sillas según el material

El tapizado de sillas puede realizarse con diferentes tejidos naturales (lana, lino, cuero…) o sintéticos (polipiel, pieles sintéticas, telas…). En algunos casos se trata de una funda de quita y pon -lo que facilita su limpieza y/o lavado- pero lo más habitual es que sea un tapizado permanente y la limpieza haya que realizarla sin desmontar la pieza. ¿Cómo hacerlo adecuadamente sin dañar el tapizado para conseguir que no se deteriore muy pronto? La premisa básica es tener claro cuál es el material del acolchado ya que en función de eso se emplearán diferentes productos y procesos de limpieza.

Sillas de polipiel

Es uno de los materiales más usados para tapizar por su gran resistencia, su uso tanto en interior como exterior (hay diferentes tipos), su elegancia al imitar el cuero o la piel natural y su fácil limpieza. Además, cuenta con una gran versatilidad ya que puede imitar la piel de animales, ser estampado o en una amplia gama de colores que combinen tanto con un estilo industrial como con uno colonial ¿Cómo limpiar las sillas de polipiel?

  • Para la limpieza periódica (cada una-dos semanas) basta con una bayeta mojada en agua tibia y un poco de jabón neutro. Después hay que secar con un paño limpio (nunca al sol). Con ello evitaremos que se cuartee o aparezcan grietas.
  • En caso de manchas, como chocolate, el procedimiento sería el mismo. Lo importante es actuar cuanto antes para evitar que la mancha se incruste en el tejido.
  • Para desteñidos, como el de un pantalón negro en una tapicería blanca, usa vinagre. Para la tinta de bolígrafo lo más recomendable es alcohol de 90º.
  • Productos que debes evitar: no utilices estropajos o esponjas abrasivas ya que rayarán y estropearán el tapizado. También hay que evitar disolventes con cloro, limpiacristales, ceras, betunes… o cualquier producto con contenido químico.

Sillas de tela

La limpieza de las sillas de tela debe realizarse de forma periódica para evitar la acumulación de suciedad y la incrustación de manchas. A este mantenimiento regular hay que añadirle tratamientos específicos en caso de restos de comida, bebidas, grasa… Procedimiento para limpiar sillas de telas:

  • Código del tejido: en la etiqueta del tejido figura una letra que informa sobre el tipo de tejido y, por lo tanto, las recomendaciones de lavado.
  1. Código W: indica que se puede limpiar en húmedo.
  2. Código S: la limpieza debe ser en seco.
  3. Código X: son los tejidos más delicados ya que sólo pueden ser aspirados.
  4. Sin código: lo recomendable es optar por una empresa de limpieza especializada o hacer una pequeña prueba en una zona no visible para comprobar cuál es el resultado.
  • Vapor: la limpieza con vaporetas es uno de los mejores métodos para el lavado de sillas de tela. En caso de no disponer de máquinas de vapor sigue estos consejos:
  • Aspirar: debe ser siempre el primer paso.
  • Limpieza: puedes utilizar agua con jabón neutro, agua caliente con amoníaco o bicarbonato o productos quitamanchas, especialmente en el caso de haber restos de grasa. Aplica con una bayeta limpia o una esponja. Para eliminar las manchas de bolígrafo es muy eficaz algodón empapado en leche.

Sillas de cuero

Es un material muy delicado al que no se le debe aplicar nunca agua directamente. Lo más recomendables es la limpieza en seco.

  • En caso de manchas o suciedad: se puede pasar una bayeta humedecida con agua y jabón neutro. Debe actuarse cuando antes para evitar que se reseque.
  • Productos específicos: en el mercado existen diferentes opciones, así como cremas para hidratar y nutrir el cuero que darán viveza a la piel y, al mismo tiempo, funcionarán como barrera ante la suciedad.
  • Manchas de aceite: si acaba de producirse aplica papel absorbente. A continuación echa polvos de talco y déjalos actuar unas horas. Con un paño limpio retira el talco. Puedes aplicar jabón neutro o una mezcla casera a base de agua, sal, harina y bicarbonato sódico.
  • Productos que no debes usar: lejía, amoniaco o similares.