Cómo limpiar las sillas de plástico

Cómo limpiar sillas de plástico

Limpiar las sillas de nuestro local es vital para su duración e higiene ¿Sabes cómo limpiar sillas de plástico de tu local? Te contamos cómo hacerlo.


Dentro del mobiliario de hostelería las sillas son uno de los elementos más importantes ya que la comodidad de los clientes depende en gran medida de ellas. Entre las alternativas más económicas están las sillas de plástico, un material con múltiples opciones de diseño, que combina con otros materiales y que, además, permite formatos apilables en la mayoría de casos. Su mantenimiento y limpieza es fundamental para evitar el deterioro y prolongar su vida útil. En en blog de SillasMesas te explicamos cómo hacerlo.

Ventajas de las sillas de plástico en hostelería

Entre las ventajas de incorporar sillas de plástico a un negocio de hostelería figuran:

  • Son económicas: el plástico -y sus múltiples variables como polipropileno, policarbonato o PVC- es más asequible que otros materiales. Esto es un punto a favor en caso de querer renovar todas las sillas de un negocio o cuando lo vamos a poner en marcha nuestra decoración con un presupuesto ajustado.
  • Versátiles: las opciones de diseño son infinitas, lo que permite adaptarse a todo tipo de estilos, diferentes ambientes y usos diversos.
  • Resistentes: dependiendo del tipo de plástico la resistencia es mayor o menor. En todo caso soporta golpes, humedad, cambios de temperatura, lluvia, el contacto con productos químicos…
  • Combinan con otros materiales: con madera, mimbre, nylon o rattán para conseguir diferentes acabados.
  • Apilables: una característica básica en hostelería ya que permite disponer del espacio en función de las necesidades de cada momento. Por ejemplo, si tenemos sillas de plástico en una terraza que se monta sólo en verano podremos guardarlas con más facilidad el resto del año.

La importancia de limpiar las sillas

En un local de hostelería -no importa que sea un bar cafetería, restaurante o pub– las sillas son uno de los elementos que más se utilizan y, por lo tanto, su limpieza debe realizarse casi a diario. Los servicios continuos y el tránsito de personas hacen que sea inevitable la caída de bebidas, comida y otros tipos de restos. Por eso, hay que limpiar con frecuencia para evitar la acumulación de suciedad, bacterias y el deterioro de este mobiliario. Con ello también evitaremos el mal trago de que un cliente manche o estropee su ropa porque la silla estaba sucia.

Limpieza de sillas de plástico

El plástico es un material de fácil limpieza. Si está en interior será suficiente con un paño húmedo con un poco de jabón para realizar su mantenimiento (cuanto más frecuente mejor). En el caso de exteriores -aunque algunos acabados sí son resistentes a los rayos UV- la acumulación de porquería y desgaste siempre será mayor. Por eso es recomendable no dejar las sillas a la intemperie durante la noche y taparlas en caso de lluvia o cambios bruscos de temperatura para evitar que se decoloren o cuarteen.

Entre las desventajas del plástico está cierta porosidad que lo hace más proclive a absorber bacterias y microorganismos. Para evitar que se acumulen es importante realizar una limpieza con asiduidad y una más profunda si han pasado una larga temporada sin usarse.

Pasos en la limpieza de sillas de plástico

  • Eliminar el polvo con un paño seco o plumero.
  • Fregar con una esponja o bayeta con jabón neutro o una mezcla de agua y vinagre. En caso de suciedad incrustada, restos de grasa o manchas se puede utilizar amoníaco.
  • Si han estado guardadas durante un tiempo prolongado (como todo el invierno) se les puede pasar una manguera o agua con una máquina limpiadora de alta presión.
  • Secar por completo con un trapo seco.
  • Es importante realizar un mantenimiento básico periódico para evitar la acumulación de suciedad y manchas, especialmente si proceden de comida y bebidas.

Productos relacionados en nuestra Tienda Online