Cómo elegir el nombre de tu restaurante

Cómo elegir el nombre de un restaurante

El nombre de un restaurante es una cuestión fundamental. Se trata de su carta de presentación, de la forma de conectar con nuevos clientes y de que seamos recordados y recomendamos por los que ya nos han visitado. Por eso, su elección debe hacerse de forma meditada teniendo en cuenta una serie de cuestiones básicas, como la sonoridad, que conecte con el público objetivo o que sirva de reclamo del menú ofertado. En el blog de SillasMesas te explicamos cómo elegir el nombre para tu restaurante. 

Cuestiones básicas para elegir el nombre de un restaurante

  • Público objetivo: definir el target de nuestro establecimiento es básico para tener presente sus gustos, preferencias y cuestiones en común. El nombre del restaurante debe identificarse con la clientela para que lo recuerden -en el caso de haber ido al local- o despertar su interés si aún no lo visitaron.
  • Tipo de comida: puede ser la base para elegir la denominación y así identificar mejor nuestra oferta y captar la atención de los clientes: “La cocinera italiana”, “El oasis de los cuscús”, “El paraíso de las ensaladas”… El nombre tendría que estar en consonancia con el tipo de comida para no crear falsas expectativas. Por ejemplo, si el menú se centra en pasta y pizzas no tiene sentido llamarte “El embrujo del desierto”. 
  • Fácil de pronunciar (y recordar): la búsqueda de originalidad a veces tiene como resultado un término demasiado complicado de pronunciar y/o de recordar, lo cual juega en nuestra contra para promocionar el local por el boca a boca o buscarlo en redes sociales.
  • Imagen corporativa: además del nombre un restaurante suele tener una imagen corporativa asociada. Recomendable que la denominación y la representación gráfica vayan en sintonía. 
  • Presencia on line: la presencia en Internet relacionada con la restauración crece cada día con varias finalidades: consultar valoraciones de otros clientes, compartir fotos en Instagram de una comida con amigos, reservar una cena para ir a cenar en familia… Por eso el nombre por el que nos decantemos ayudará a posicionarse mejor o peor. Evita los guiones, los números o letras que pueden llevar a equívocos en una búsqueda (z, c, v, b…). 
  • Original: la cuestión más difícil de todas y de la que nunca nos debemos olvidar una vez analizados los aspectos anteriores. 

Lluvia de ideas

Hacer una lista con posibles opciones para el nombre del restaurante es un punto de partida cuando no tenemos claro la denominación. A partir de ahí iremos cribando en función de los criterios explicados antes. Algunas posibilidades son estas:

  • Nombres basados en el producto: cuando queremos centrar la atención en alguna de nuestras especialidades, como “La taberna del cocido” o “El triángulo de las verduras”.
  • Tipo de cocina: relacionado con el aspecto anterior pero centrándose más en el tipo de cocina añadiendo términos que el público identifica fácilmente con un tipo de comida. ¿Ejemplos? Gallega, bistró, gourmet, mediterránea, árabe, de la abuela… 
  • Ubicación: puede servir de base en el caso de situarse cerca de un punto de referencia, como una catedral o una playa. “Los manjares de la Alhambra” o “Los tesoros de la Giralda” son algunas posibilidades.
  • Nombre propio: es un recurso habitual pero no siempre acertado. 
  • Juegos de palabras: tomando como referencia títulos de películas, libros, series, nombres de grupos… es posible ser original si los reconvertimos en “La birra de Brian”, “Paco Meralgo”, “Bread Zeppelin”, “La tapilla Sixtina”…

Branding original para restaurantes

 

Paco Meralgo naming original para restaurantes

 

Naming original para Cervecería: la birra de Brian

 

  • Interiorismo o decoración:  si contamos con algún elemento exclusivo o un estilo decorativo muy marcado ¿por qué no utilizarlo como reclamo? “El restaurante de los espejos”, “El mesón nórdico” o “El comedor vintage” son algunas opciones. 
  • Restaurantes temáticos: cuando nuestra apuesta a la hora de abrir un negocio de hostelería es una temática concreta una forma de remarcarla es elegir una denominación relacionada con ella, como “Cómic Planet”, el “Restaurante A380” (dentro de un avión) o “Restaurante Opaco” (se come a ciegas).

La importancia de registrar la marca

El análisis de nuestra competencia nos sirve para hacer un análisis y valoración de cómo contactar con nuestro público objetivo. No se trata de copiar sino de tener presente cuáles son las claves para despertar el interés de la clientela a través del nombre. Además, hay que tener en cuenta:

  • Nombres ya registrados: comprueba en el Registro de la Propiedad Industrial si el nombre ya está registrado para evitar problemas legales y posibles denuncias. Recuerda que además de nombres comerciales también afecta a frases y eslóganes famosos, tipo “I’m lovin’it” o “Porque tú lo vales”. Una vez tengas tu denominación no te olvides de registrarla para impedir que terceros la utilicen.
  • Dominio libres: es el nombre que te identificará en internet. Comprueba que el dominio web está disponible ya que puede darse el caso de que lo hayan comprado aunque no exista un establecimiento real con esa denominación. Cualquier empresa de hosting tiene herramientas para comprobarlo.
  • Redes sociales: Es un fastidio tener el nombre de nuestro establecimiento, encontrar libre el dominio y que los usuarios de las redes sociales estén registrados. En internet hay miles de sitios donde comprobar si tu usuario está libre (echa un vistazo a namecheckr.com)

No es tan sencillo elegir un nombre para un restaurante pero esperamos que con estas ideas puedas organizarte mejor y conseguir de una manera más sencilla tu deseado naming.