Cómo diseñar la carta de un restaurante

Cómo diseñar la carta de un restaurante

El diseño de la carta de un restaurante es una cuestión fundamental. De ella depende, en buena parte, la elección de los clientes al servir como presentación y medio informativo de las diferentes propuestas culinarias de un local. Por eso se debe dedicar tiempo a planificar su estructura, diseño y contenido para no convertirse en una simple hoja con platos desordenados. En SillasMesas te explicamos cómo diseñar la carta de un restaurante y qué aspectos debes tener en cuenta para conseguir un diseño atractivo.

Aspectos a tener en cuenta para diseñar la carta

Si se ofrecen comidas/servicios diferentes según la hora del día es aconsejable tener cartas diferentes para ponérselo más fácil a los clientes.

Definir la propuesta gastronómica

Es básico saber qué platos vamos a ofertar. Pon un título a cada uno de ellos, precio y una breve descripción de cómo se prepara y los ingredientes. ¡Sé original! Puedes hacerlo con las denominaciones de las comidas o incluyendo datos diferenciados, como calorías, para qué es saludable, cómo te sentirás al comerlo, de quién se heredó la receta…

Alérgenos

Deben constar de forma clara. Si hay algún plato que se puede adaptar para celíacos hazlo constar.

Relacionarla con el estilo del local

No solo desde un punto de vista decorativo sino también temático. Por ejemplo, si es un restaurante de estilo pop inspirado en los Beatles los platos pueden nombrarse como sus canciones.

Diseño

Relacionado con el punto anterior, el tipo de menú y comida que se ofrezca y la clientela. En función de ello se elegirá el formato, la tipografía, fotografías o ilustraciones, colores…

Clientela

El objetivo principal de la carta de un restaurante es dar a conocer la oferta gastronómica y convencer a los clientes de que pidan el mayor número posible de platos. Por eso a la hora de diseñarla hay que tener en cuenta el público objetivo, sus gustos y preferencias. Así, por ejemplo, en un restaurante orientado a familias las palabras “casero” o “receta de la abuela” serán un punto a favor. Si nos dirigimos a más jóvenes incluir emoticonos, expresiones tipo “Para2” o “plato muy instagrameable” ayudará a empatizar.

Definir material

El papel couché (con un grosor mínimo de 150 gramos) es lo más habitual. Si buscamos la durabilidad o nuestro negocio exige que sea un material resistente (por ejemplo en caso de locales con mucha rotación de personas) optar por plastificarlo es una solución.

Distribución de la información

Es básico para transmitir la información y guiar al cliente. Para ello la mejor opción es dividir la oferta gastronómica en grupos.

  • Primero irían los entrantes y aperitivos.
  • A continuación los platos más ligeros o “primeros”: ensaladas, sopas, cremas, tortillas, croquetas, marisco…
  • Platos principales o “segundos”: pescado, carne, pastas, especialidades de la casa…
  • Postres: si la oferta es muy amplia puede hacerse una carta exclusiva para ello.
  • Bebidas: al final de la carta. Si cuentas con una gran selección de vinos o bebidas alcohólicas realiza una específica.
  • Sugerencias o especialidades: si queremos destacar algún plato concreto puede hacerse un apartado específico para ello. Añadir una imagen ayuda a que se localice mejor.

Datos del negocio

La carta también es un medio para dar a conocer un local de hostelería. Por eso incorpora elementos que te identifiquen, como el nombre, logo, dirección, teléfono, correo electrónico y redes sociales.

Renovarla

El restaurante debe estar en disposición de poder ofrecer todas las propuestas culinarias incluidas en la carta. Si se ha retirado algún plato será necesario renovarla cuanto antes.

Precios

Hacerlos constar siempre pero sin otorgarles un espacio destacado. No es conveniente situarlos alineados en la parte derecha. ¿La razón? De ser así el cliente centrará su atención en los precios y su elección dependerá en buena parte de ello, optando muchas veces por el más económico. Lo recomendable es no poner el símbolo de euros para restarle protagonismo a ese campo y destacar los nombres de los platos y su descripción.

Una vez estudiadas y determinadas todas las variables de la carta de un restaurante lo aconsejable es contactar con unos profesionales para que ejecuten la idea añadiendo sus conocimientos y experiencia.

Modelos de cartas para restaurantes

Clásica

Modelo en tríptico en el que se incluyen los nombres de los platos, ingredientes y precios. La información se distribuye teniendo en cuenta que lo primero que se lee es la parte central. En el segundo caso se conserva el tríptico pero se le da un toque moderno con las fotografías de gran tamaño.


Ver esta publicación en Instagram

#impresionlaser #menu#cartarestaurante

Una publicación compartida de Mauricio Fuentes (@andresmauricio82) el

Muy visual

En esta opción se le da un gran protagonismo a las fotografías, que servirán de reclamo para vender los platos. Deben ser lo más fieles posibles a lo que realmente se ofrece para evitar falsas expectativas.

Carpeta con pinza

Permite consultarla entre varios comensales al tener hojas sueltas independientes entre sí. En un caso se incluye símbolos de la comida y en otro fotografías para complementar de forma gráfica la información.

Forma innovadora

La propuesta gastronómica presentada esquemáticamente (no hay descripciones) pero con el plus de un formato circular que simula un espejo con dos caras.

Detalles diferenciadores

Los pequeños detalles marcan la diferencia. Un lazo, una tira de cuero o un poco de rafia pueden ser suficientes.