Cómo adaptar un local de hostelería para discapacitados

Cómo adaptar un local de hostelería para discapacitados y minusválidos

¿Sabes cómo adaptar un local de hostelería para discapacitados? En SillasMesas analizamos los requisitos para que tu local sea accesible e inclusivo.


¿Cómo puedo hacer mi negocio de hostelería accesible? ¿Qué aspectos se deben tener en cuenta? ¿Qué elementos hay que incluir en un baño para minusválidos? Diseñar un bar, restaurante o cafetería para personas con discapacidad requiere de unas cuestiones básicas en las que se debe tener en cuenta tanto la normativa como el mobiliario elegido.

La realidad de la población española

En España hay más de 3,85 millones de personas con alguna discapacidad, según los datos de la encuesta “Discapacidad, Autonomía Personal y situaciones de Dependencia” del Instituto Nacional de Estadística (INE). Esto supone más del 8% de la población española. A este porcentaje se le suma que el grupo de mayores de 65 años no cesa de crecer; los últimos datos recogen que en España hay 8.764.204 personas en este grupo de edad (el 18,8% de la población). Las previsiones del INE apuntan a que en 2050 el grupo de más de 65 años representará más del 30% de la población. Estas cifras son más que representativas para que el sector de la hostelería las tenga en cuenta a la hora de construir, organizar, planificar y diseñar sus locales. No sólo se trata de un nicho de mercado sino también de una cuestión de derechos y una obligación (en caso de obra nueva o reforma los establecimientos deben ser accesibles).

Normativa sobre accesibilidad

El código técnico de la edificación (CTE) recoge las reglas y procedimientos que se deben cumplir para garantizar la accesibilidad. La normativa de accesibilidad en España no se limita a este documento ya que también existe legislación a nivel autonómico y local. Sin embargo, la existencia de normativas no se ha traducido en locales accesibles e inclusivos ya que el incumplimiento de las mismas es bastante habitual.

Medidas de un baño para personas con discapacidad

Lograr que un negocio de hostelería sea accesible requiere de planificación y asesoramiento por parte de especialistas. Cada local deberá adaptar sus especificaciones aunque se parte siempre de una serie de cuestiones básicas.

  • Acceso: las rampas con una longitud inferior a tres metros pueden tener una pendiente máxima del 10% (las comunidades más restrictivas, como Cantabria, lo fijan en el 6%). En espacios interiores el ancho mínimo exigido es de 1,20 metros (0,90 en algunas comunidades).
  • Puertas: la anchura mínima de paso será entre 80-90 centímetros. Las más accesibles son las abatibles hacia el exterior o correderas (en el caso de baños).
  • Suelo: el antideslizante, especialmente en el baño, evita caídas y facilitan la movilidad.
  • Distribución de comedores: el espacio reservado para el paso de personas debe tener en cuenta que pueda circular una silla de ruedas y que no haya obstáculos que dificulten el paso tanto en el caso de movilidad reducida como invidentes.
  • Lavabos: la altura de la cara superior será como máximo de 85 centímetros. Además, el espacio libre mínimo en la parte inferior se establece en 70 centímetros de altura y 50 de profundidad. Es decir, el lavabo debe estar despejado.
  • Inodoro: para que sea accesible hay que tener en cuenta varios aspectos. Por un lado el espacio de transferencia lateral debe ser al menos de 80 centímetros. La altura del asiento del inodoro oscilará entre los 45-50 centímetros y la del sistema de descarga (con mecanismo de presión o de palanca) entre los 0,70 y el 1,20 metros.
  • Grifería: para lograr un aseo accesible lo ideal es que sea automática con sistema de detección de presencia. En caso de grifos manuales los recomendables son los de tipo monomando con palanca alargada; la distancia media de alcance horizontal del mismo se establece en 60 centímetros.
  • Barras de seguridad para personas con discapacidad: estas facilitan el acceso y usabilidad del mobiliario. Las barras para discapacitados en baños también juegan un papel primordial y son un elemento de obligada instalación para facilitar el uso del aseo.

Baños para minusválidos

Para lograr que el baño de nuestro restaurante, bar, cafetería o pub sea lo más accesible posible para minusválidos debe disponer de barras de apoyo en los inodoros (una a cada lado), así como diferencias cromáticas de los diferentes mecanismos y accesorios. Estos últimos no deben instalarse a una altura superior a 120 centímetros. Además, hay que darle la misma importancia a este espacio como a otras zonas del local, ya que muchas veces el baño para discapacitados acaba convirtiéndose en un almacén.

Una cuestión también de calidad

Que un negocio de hostelería sea accesible es también una cuestión de calidad. El certificado de “Accesibilidad Universal” diferencia a aquellos locales con unas dotaciones inclusivas. Además, la accesibilidad es una cuestión que se tiene en cuenta a la hora de otorgar la certificación de calidad “Q” por parte del Instituto para la Calidad Turística Española (ICTE).
Ahora que ya sabes las cuestiones básicas sobre cómo adaptar un local de hostelería para discapacitados, no te olvides de ponerlo en práctica para facilitar un poco más la vida a tus comensales.


Productos relacionados en nuestra Tienda Online