Clientes con problemas de Movilidad

Los locales deben de cumplir la Ley respecto a la accesibilidad para clientes con problemas de movilidad. No se va a tratar ese asunto en el artículo, sino más bien todo lo que se refiere a pautas y normas que si bien son de sentido común siempre es bueno recordar, ya que a veces las buenas intenciones son motivos de malas consecuencias.

Para empezar de poco vale que las puertas de entrada sean amplias si la distribución de las mesas hace complicado desplazarse incluso para quienes pueden caminar sin dificultad, o si colocamos alfombras que se doblan y hacen tropezar. Es sabido que muchas veces los clientes mueven mesas y sillas a su antojo y sin preguntar, por lo que una buena medida es que las mesas estén fijadas al suelo siempre y cuando eso sea posible.

Hay que ser amables, pero por ver que alguien entra con muletas o con un andador no debemos de dar por sentado que quiere ayuda. Se le puede preguntar amablemente a la persona si necesita que se le ayude en algo, pero no se le debe de agobiar y mucho menos hablarle como si fuera un niño.

Si en el local contamos con diferentes tipos de sillas y mesas podemos indicarle la zona dónde consideramos que puede  sentirse más cómodo. Algunas mesas y sillas altas como las que podemos ver en el catálogo de www.sillasmesas.es  son muy altas e incómodas cuándo se tiene algún impedimento de ese tipo.

Los mejores asientos son aquellos que no son demasiado bajos ni demasiado mullidos, ya que le podría costar levantarse. Siempre es preferible una silla recta, con respaldo y con reposabrazos. Aunque el local no disponga de ese tipo de mobiliario nunca está de más tener un par de sillas de esas características guardadas en almacén para estos casos, que no son tan infrecuentes.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *