Azulejos vinílicos: ¿alternativa a los clásicos?

Azulejos vinílicos, ¿cuáles son sus ventajas e inconvenientes?

Los azulejos vinílicos son una buena alternativa para decorar las paredes de tu local. Descubre sus pros y contras frente a los azulejos convencionales.


Darle vida a un baño, al comedor de un restaurante o hasta a una pared de la cocina es posible sin que suponga una gran inversión ni reformas. Las nuevas opciones de revestimientos para interior incluyen los azulejos vinílicos, con una gran variedad de diseños y más económicos que los clásicos. En el blog SillasMesas analizamos las ventajas e inconvenientes de los azulejos de vinilo.

Pros y contras de los azulejos vinílicos

Ventajas

  • Sin cola: para su sujección no necesitan ningún material adherente ya que se colocan como si fuese un vinilo o una pegatina.
  • Versatilidad: la variedad de diseños, estampados, formas…. hacen que los estos revestimientos de vinilo se adapten a diferentes estilos y tipos de negocio de hostelería. Así, pueden colocarse desde un baño de un bar de estilo industrial como decorar la pared de un restaurante de estilo rústico. Esto permite combinarlos fácilmente con el resto de mobiliario y decoración.
  • Aptos para baños y cocinas: su resistencia a la humedad y el agua posibilita que se coloquen en este tipo de estancias. Para ello no es necesario desmontar la grifería.
  • Rejuvenecer o renovar muebles: las losetas vinílicos también se pueden utilizar para renovar un mueble antiguo o estropeado.  
  • Diferentes acabados: imitan materiales como la piedra, el vidrio, el acero o la cerámica con la ventaja de que son más económicos. Incluso es posible que simulen la madera con el plus de poder colocarse en lugares no habituales para este tipo de material, como un baño.
  • Para diferentes superficies: se adaptan a diversas superficies como pladur, madera, paredes pintadas… Esto hace posible renovar una estancia en muy poco tiempo y sin necesidad de realizar obras como, por ejemplo, arrancar los azulejos de una cocina.

Desventajas

Entre las desventajas de las baldosas adhesivas señalar sobre todo si son de muy baja calidad:

  • Tienen una presencia excesivamente artificial.
  • Su adherencia será menor y pueden acabar despegándose en un plazo breve.
  • Si las vamos a aplicar en una superficie porosa (como el hormigón) hay que aplicar una imprimación para secar los poros y que se adhiera mejor.

Ventajas e inconvenientes de los azulejos convencionales

Ventajas

  • Fácil limpieza: es uno de sus principales puntos a favor y un requisito tratándose de un negocio de hostelería en el que zonas como cocinas requieren de una gran higiene. Así, si se producen salpicaduras de aceite, salsas o comida su lavado será más sencillo. Esto impide que se acumulen bacterias o ácaros.
  • Se evitan humedades: en zonas donde se crea vapor de agua -como la cocina de un restaurante- los azulejos se comportan mejor y evitan la aparición de humedades, algo que sí suele aparecer con otro tipo de acabados, como una pared pintada.
  • Vida útil prolongada: su resistencia permite que la vida útil sea prolongada, evitando tener que pintar periódicamente.
  • Materiales: existen de cerámica, porcelana, plaquetas de gres… (Estas últimas suelen ser más caras).
  • Variedad de diseños: es una de las similitudes con los azulejos vinílicos ya que también hay diversidad de diseños, formatos, colores e imitaciones de la piedra o la madera.

Desventajas

Entre los aspectos negativos de los azulejos convencionales señalar:

  • Precio: el coste de un azulejo convencional es -de media- más elevado que los vinílicos. Además, para alicatar una zona con azulejos es necesario un profesional que se encargue de su colocación.
  • Menos versátiles: la dureza de los materiales con los que están hechos hace que sea más complicado poder instalarlos en determinadas zonas o en muebles, algo que sí permiten los vinílicos.

Renovar un local de hostelería no es siempre sinónimo de una gran inversión y obras. Alternativas como los azulejos vinílicos permiten darle un lavado de cara al establecimiento cambiando su estilo, colorido o luminosidad.