Atrae clientes a tu bar con fiestas originales

fiestas para bares

¿Cómo atraer clientes a un bar? Si eres dueño de un local de hostelería seguro que te has hecho muchas veces esta pregunta. Y es que para que un negocio funcione a veces no es suficiente con unos productos de calidad, un buen servicio y una decoración original. Cuando la presión de la competencia es fuerte hay que reinventarse y buscar nuevas opciones. Una de ellas son las fiestas. En el blog de SillasMesas te ofrecemos ideas sobre fiestas originales para bares. ¡Toma nota sobre diferentes celebraciones, cuándo organizarlas o cómo implicar a la clientela!

¿Por qué organizar fiestas originales en tu bar?

La competencia en hostelería obliga a ser originales para marcar diferencias, ofrecer experiencias distintas y destacar frente a los demás. Las fiestas son una posibilidad para conseguirlo aunque es necesario tener claro una serie de premisas antes de organizarlas.

  • Público al que nos dirigimos: es la base. Definir nuestros potenciales clientes ayudará a conseguir el objetivo de atraer más clientela. Intentar abarcar a todo el público posiblemente acabe jugando en nuestra contra y al final no convencemos a nadie. Antes de planificar cualquier fiesta dedica unos minutos a pensar con quién quieres conectar: turismo de jóvenes, familias con niños, la gente del barrio, despedidas de solteros…
  • Fecha y hora: relacionado con el aspecto anterior. Si la fiesta está pensada para jóvenes no tiene mucho sentido ponerla a las 6 de la tarde.
  • ¿Interior o exterior?: si nuestro local dispone de terraza podemos añadir un plus a la fiesta celebrándola en el exterior. Lógicamente dependerá de la época del año y de las condiciones meteorológicas.
  • Presupuesto: no se puede pretender organizar una fiesta sin un desembolso económico para decoración, música en directo, atrezzo… No hay que verlo como un gasto sino como una inversión.
  • Difusión: de nada servirá organizar una buena fiesta si nadie se entera de que la hay. Difundirla al menos con 15 días de antelación es básico. Emplea aquellos canales que lleguen a tus clientes habituales y a los que queremos atraer. Redes sociales, cartelería en el propio bar, en la zona de influencia, cuñas de radio… Piensa tanto en la difusión previa como la del propio evento. Crear un hashtag propio ayudará a conseguirlo.
  • Participación activa: la implicación de los clientes en las fiestas/actividades que organices es básica. Si pueden participar de forma activa en vez de ser simples espectadores seguro que quedan más satisfechos y repiten. 

 

fiestas originales en bares

 

Fiestas originales

  • Para foodies: hay muchas posibilidades; desde organizar un showcooking con algún cocinero de renombre -no tiene por qué se famoso a nivel nacional, seguro en tu ciudad/pueblo hay varios buenos- hasta organizar un concurso de alguna tapa que se sirva en el bar, un concurso de postres o una cata a ciegas
  • Para melómanos: para muchos bares la música es un elemento imprescindible. Organizar conciertos en directo siempre es un buen reclamo para atraer clientes. Eso sí, el local deberá contar con la insonorización adecuada para evitar molestias y posibles denuncias. Organizar una jam session/micro abierto es otra posibilidad ya que de esta forma pueden participar de forma activa.
  • Para bailarines: relacionado con el aspecto anterior aunque esto no implica necesariamente el mismo público ya que dependerá del estilo de música. Si tu local dispone de sitio necesario improvisa una pista de baile para un concurso en el que jurado sean tus propios clientes
  • Para cinéfilos y/o serieadictos: un maratón de películas o de una serie sirve como reclamo. Si tú también lo eres, ¿por qué no ser original y crear tu propio trivial con preguntas sobre las series del momento? ¿Otra posibilidad? Diseñar tu propia alfombra roja en la que los asistentes tendrán que ir vestidos como si fuesen estrellas de Hollywood. 
  • Para familias con niños: cada vez son más las familias que no entienden su tiempo de ocio sin sus hijos pequeños. Un taller de pizzas, un concurso por equipos sobre cuestiones relacionadas con la hostelería o de tu propio bar (fecha de apertura, años que lleva abierto, dueños anteriores…) seguro despierta su interés. 
  • Para futboleros: a priori un partido de la Liga -especialmente un derby- puede parecer el único recurso para atraer clientes a los que les guste el fútbol, pero hay más posibilidades. Una fiesta en la que ir caracterizado de algún futbolista famoso servirá de reclamo por partida doble ya que atraerá tanto a los futboleros como a los que les gusta disfrazarse. 
  • Fiestas temáticas: puedes optar entre un tema relacionado con la época del año (Navidad, Halloween, San Juan….), uno propio tomando como referencia las tendencias del momento o atemporales: fiesta mexicana, ibicenca, Star Wars, Juego de Tronos…
  • Fiestas de disfraces: un clásico que no falla.  

 

Fiestas para el verano

El verano es la época del año más propicia para muchos locales de hostelería ya que las vacaciones implican que la gente salga más. En función de donde se ubique el bar -no es lo mismo una zona de playa con mucha afluencia de turistas extranjeros que una ciudad de interior- podemos organizar diferentes fiestas relacionadas con el estivo. 

 

fiestas para bares

 

  • Fiesta de la cerveza: organiza una cata de cervezas incluyendo las más desconocidas y poco habituales en tu carta. 
  • Contrata a un especialista en cócteles: un bartender puede ser un gran reclamo para una fiesta de verano. 
  • Fiestas del pueblo/patronales: aprovecha las fiestas del propio lugar donde se localice tu bar para sacar un mayor rendimiento. Puedes hacerlo con promociones específicas para esos días como, por ejemplo, una tarjeta de fidelidad con la que se regala una consumición después de una cierta cantidad de gasto. 
  • La playa/piscina en tu bar: una fiesta para atraer al público más joven. ¿Se atreverán a asistir ataviados con bañador, flotador y chanclas? 

 

Como ves las posibilidades para organizar una fiesta en un bar son infinitas. Tan solo es cuestión de imaginación y tener claro a qué público nos queremos dirigir. No hay que esperar a períodos vacacionales largos para hacerlo; un puente, por ejemplo, puede ser el momento perfecto.