Mobiliario de estilo barroco: claves y consejos de decoración

Mobiliario de estilo barroco

Majestuosidad y elegancia van siempre asociados al barroco. En el blog de SillasMesas te explicamos las claves del mobiliario de estilo barroco, un tipo de decoración caracterizado por la exuberancia y con el que conseguirás un toque exclusivo para tu local de hostelería.

Un estilo originario de Italia

El estilo barroco es el asociado al período histórico entre finales de XVI y XVII. Se originó en Italia aunque se extendió por todos los países europeos. Tanto a nivel arquitectónico como pictórico o escultórico se caracteriza por la exuberancia y decoración sobrecargada. Estos mismos criterios se aplican al mobiliario, tanto al original de la época como a las réplicas actuales. En este tipo de decoración priman los ambientes sobrecargados en los que la funcionalidad no es lo prioritario.

Características del mobiliario de estilo barroco

En los espacios con una decoración de estilo barroco predominan los motivos naturales, la mezcla de maderas, materiales nobles como el oro, la plata o el mármol, y elementos decorativos recargados como columnas salomónicas o frontones. El mobiliario tiene mucha ornamentación provocando una sobrecarga visual.

  • Tapizados: es una de sus señas de identidad. Preferiblemente de terciopelo, raso y seda de colores intensos, como el verde, ocre y granate.
  • Espejos: de grandes proporciones y con marcos dorados y tallados. Además de los de los baños puedes colocarlos en las paredes del local, lo que ayudará a dar amplitud y luminosidad.
  • Sillas y mesas: con tapizados vistosos y acolchados (en el primer caso) y patas talladas muy trabajadas. Normalmente son de madera oscura, como el ébano, y gran cantidad de detalles ornamentales. En los casos más extremos las aplicaciones son de oro o imitaciones del mismo. Si estás pensando en abrir un bar o restaurante de estilo barroco la elección de sillas y mesas es fundamental.
  • Alfombras: asociadas al lujo y exclusividad. No sólo se utilizan para los suelos sino también para decorar las paredes. Con motivos naturales -como hojas de árboles o flores- aportan calidad al ambiente.
  • Lámparas: de araña o con brazos. Se aplica la norma de, cuanto más grandes, mejor.
  • Cómodas y escritorios: dos tipos de muebles que nunca deben faltar en un ambiente barroco. En el caso de un establecimiento de hostelería pueden utilizarse para guardar la cubertería, la mantelería o vajilla o, simplemente, como elemento decorativo.
  • Rosetones: este elemento decorativo para el techo consigue un efecto visual muy identificable con los salones barrocos.
  • Accesorios: son fundamentales para crear una sobrecarga visual característica del mobiliario de estilo barroco. Esto se traduce en cojines en sillas y bancos, cajas y cofres de madera, candelabros, jarrones, esculturas, marcos de fotografías…

Colores

El dorado es el color estrella del mobiliario de estilo barroco combinado con tonalidades intensas de rojo y verde. El plateado es otra de las tonalidades de este tipo de decoración en la que predominan los tonos brillantes. Esto se aplica, preferentemente, a los muebles, cuya funcionalidad está relegada por la estética. Por eso, para no crear un ambiente recargado en exceso o demasiado extravagante las paredes suelen ir en monocolor. La elección del mismo dependerá del número/tipo de mobiliario y elementos decorativos pero el blanco, negro o gris puede ser una buena elección. Otra posibilidad es que una o dos paredes del local se pinte en un color intenso, como el rojo vino, o aplicarlo sólo en perfiles decorativos como frisos o molduras (las pecho paloma son perfectas).

En caso de querer decorar un bar o restaurante con poco dinero el papel pintado es una gran alternativa. Tendrá que ser de estilo floral o damasco. Igualmente, colocarlo en todo el establecimiento puede resultar excesivo. Para “aligerarlo” una opción es instalarlo sólo en zonas concretas, como en paredes alternas o alrededor de marcos de puertas y ventanas.

Con el mobiliario de estilo barroco lograrás un toque glamuroso para tu local de hostelería. Si estás pensando en abrir un bar o restaurante o renovar el que ya tienes en marcha es una apuesta segura si buscas sofisticación y exclusividad.