Cómo decorar un bar con poco dinero

Cómo decorar un bar con poco dinero

¿Estás pensando en abrir un bar pero cuentas con poco presupuesto? ¿Quieres renovar tu local y darle un aire nuevo pero no te decides por la inversión necesaria? Aunque no lo creas el dinero no es impedimento para llevar a cabo tus proyectos. En el blog de SillasMesas te contamos cómo decorar un bar con poco dinero consiguiendo un resultado que satisfaga a tus clientes y atraiga a nuevas personas. Todo es cuestión de planificación, organización y, sobre todo, imaginación.

Cosas a tener en cuenta a la hora de decorar un bar con un presupuesto bajo

Si estás en el proceso para abrir un bar y has completado todos los trámites llega un momento clave: elegir decoración. Posiblemente ya tengas pensado cuál será su temática y estilo pero llevarlo a la práctica puede complicarse por la falta de presupuesto. ¡Tranquilo! Es posible decorar un bar sin acabar en números rojos. Antes de meterse en faena es fundamental tener en cuenta una serie de cuestiones:

  • ¿Qué tipo de local quieres montar? No es lo mismo abrir un bar pensado para los amantes del rock que para familias con niños pequeños.
  • Temática: optar por una temática concreta -gatos, países, películas, música clásica- simplifica la búsqueda y compra de elementos decorativos. Si prefieres una “opción neutral” para no segmentar tanto a tus potenciales clientes los colores y elementos minimalistas facilita la elección.
  • Coherencia visual: es algo básico tanto a la hora de decorar un restaurante como un bar. El conjunto de mobiliario, colores o vinilos de las paredes, cuadros y elementos decorativos deben combinar y/o complementarse. Incluso en los espacios eclécticos en los que se combinan estilos muy dispares todo guarda una coherencia.

Una vez definido el tipo de bar que queremos -o cómo vamos a renovar el que ya tenemos abierto- es importante establecer la inversión de la que disponemos. Si partimos de una cantidad fija nos adaptaremos a ese presupuesto evitando sobrecostes. A partir de ahí seguir estos consejos te ayudarán a decorar tu bar con un estilo propio aunque no cuentes con un presupuesto elevado.

Consejos sobre cómo decorar un bar con poco dinero

  1. Segunda mano: optar por mobiliario y elementos decorativos de segunda mano es una buena alternativa. Eso sí, no hay que confundir mobiliario vintage o retro con viejuno ni trasladar los muebles de la casa de la abuela al nuevo local. Para encontrar piezas que realmente merezcan la pena hay que visitar tiendas de antigüedades, mercados y ferias de segunda mano, restaurantes que cierran, comercios de muebles en liquidación…
  2. Reciclaje: es un complemento del punto anterior. En este caso se trata de darle un nuevo uso a elementos que tengamos a mano o de precio bajo, como reconvertir un palé en un sillón o una mesa, botellas de cristal o cestos de mimbre en lámparas o botas viejas en maceteros.
  3. Fotografías: son una opción perfecta para conseguir un toque distinguido. Puedes decantarte por fotografías antiguas, de paisajes o monumentos relevantes de la ciudad o pueblo donde se ubique el local o contratar a un fotógrafo profesional que aporte su visión. Una opción diferente son retratos de tus propios clientes; bien aportando ellos las imágenes y colocándolas en paredes o estanterías bien con una cámara instantánea que coloques en una zona que puedes reservar para photocall.
  4. Vinilos: ayudan a crear un ambiente diferente y hay posibilidades muy baratas. Puedes decidirte por un dibujo acorde con la temática del bar o que simule algún objeto, como una estantería con botellas o libros.
  5. La barra: es uno de los elementos clave en un bar por lo que darle protagonismo a este elemento frente a otras partes del local es una apuesta segura. Un material económico como el ladrillo logrará un toque especial. Otras opciones baratas es la pintura de pizarra para poder anotar en ella la carta disponible o que sean los propios clientes los que dejen sus mensajes o dibujos.
  6. Iluminación: otra cuestión básica en la decoración de un bar puesto que de ella dependerá, en gran parte, el ambiente general del local. Antes de ponerte a comprar lámparas a lo loco planifica qué tipo de atmósfera quieres y cómo iluminar cada zona del bar ya que, por ejemplo, no debe ser igual en la barra que en las mesas. A partir de ahí piensa en el tipo de lámparas y qué sistema de iluminación te conviene más para pagar después menos en las facturas de la luz.
  7. Rincón creativo para los clientes: tener en cuenta a tus clientes es una premisa básica a la hora de abrir o renovar un bar. Por eso, ¿qué mejor que ellos puedan ser una parte activa en su decoración? Un rincón creativo dará un toque único a tu establecimiento y, al mismo tiempo, implicará a tu clientela. Puedes hacerlo de modo económico colocando una pizarra para dibujar o escribir frases inspiradoras, con un kit de washi tape para redecorar jarrones, un photocall…
  8. Decorar con plantas: una opción muy asequible que aportará frescura al local. Los maceteros colgantes ofrecen un gran resultado a nivel visual. Eso sí, estudia qué tipo de plantas se adaptan a la luminosidad del bar para evitar que se mueran y tener que reponer.

Si no sabes cómo decorar un bar con poco dinero, nos alegra decirte que es posible. Planifica en función de tu presupuesto y evitarás sobrecostes. Optar por materiales resistentes y duraderos evitará renovaciones en un período breve. Siguiendo estos consejos básicos del blog conseguirás un local con estilo propio sin que suponga una gran inversión.