Decoración de bares y restaurantes minimalistas. Consejos para modernizar tu local.

decoración restaurante minimalista

Si te gustan los locales con una estética limpia y moderna, no te pierdas estos consejos de decoración de bares y restaurantes minimalistas.


Menos es más. Esta es la clave del minimalismo, un estilo decorativo en el que prima la sencillez y la funcionalidad y en la que no tienen cabida adornos ni excesos. ¿El resultado? Ambientes elegantes y acogedores que transmiten exclusividad. Descubre en el blog de SillasMesas las claves del estilo minimalista y cómo aplicarlo en tu negocio de hostelería.

 

Características del estilo minimalista

El minimalismo es un estilo decorativo que nació en la década de los 60 en Nueva York aunque su artífice fue un alemán: el arquitecto Ludwig Mies Der Rohe. En sus orígenes se limitó al campo del arte pero después se extendió a otros ámbitos, como la decoración. Sus características más destacables son:

  • Colores: la monocromía es una de las señas de identidad de este estilo. Un local minimalista tendrá solo dos o tres colores, preferentemente neutros y poco llamativos. El blanco y el negro son los básicos. Se les pueden añadir marrones o grises y, si queremos destacar alguna pieza, amarillos o rojos.
  • Sencillez: predominan los ambientes simples y sobrios, sin una estética recargada y con espacios casi desnudos. Los propios elementos estructurales, como paredes o columnas, forman parte de la decoración resaltando las líneas arquitectónicas. Los muebles serán sencillos huyendo del barroquismo, los adornos y el rococó.
  • Funcionalidad: debe primar en todo el mobiliario. Por eso, no hay cabida para muebles que no tengan una utilidad clara ni objetos innecesarios.
  • Adornos decorativos: cuantos menos mejor, tanto en muebles como paredes. Esto no implica que no se pueda colocar ninguno. Mejor decantarse por piezas de gran tamaño y una sola por cada mueble.

decoración de bares y restaurantes minimalistas

Aplicar el minimalismo en los locales de hostelería

Si estás buscando un estilo decorativo para abrir un local de hostelería o darle un nuevo aire a tu bar o restaurante el minimalismo puede ser una gran opción. Eso sí, antes de decantarte por él piensa en el tipo de productos y carta que quieres ofrecer para que vayan en sintonía ya que, por ejemplo, no es muy acorde para un local de platos combinados o comida rápida. El estilo minimalista casa con restaurantes de comida de autor o una cocina muy diferenciada ya que contribuye a centrar la atención de los clientes en la propuesta culinaria y crear un ambiente más exclusivo y elegante.

  • Espacio: el propio local donde se ubique el negocio es básico para que sus elementos estructurales también cumplan una función decorativa. ¿Lo recomendable? Techos altos, grandes ventanales y espacios amplios.
  • Muebles: sencillos, sin adornos, preferentemente con formas geométricas, tonos claros y poca altura. Tanto las mesas como sillas mejor que sean de un solo color.
  • Materiales: la madera es el principal combinada con la cerámica (no solo en pisos sino también en paredes), la piedra, el cemento o el cristal.
  • Barras: en el caso de bares es un elemento central y debe acaparar el protagonismo del establecimiento. A la hora de elegirlas es recomendable que sea monocolor y con formas rectangulares evitando las curvas.
  • Iluminación: debe primar la norma de que prevalezca la funcionalidad. Por eso, se evitarán las lámparas muy grandes u ornamentales dando preferencia a focos integrados en las propias paredes o techos para que el protagonismo recaiga en la luz.
  • Textiles: no abusar de ellos o prescindir de los mismos. Si optas por colocar cortinas y/o alfombras que sean en tonos claros, sin dibujos extravagantes ni motivos vegetales. La seda y el lino son los materiales más recomendables.
  • Elementos decorativos: evitar los excesos y la repetición visual. Para las paredes  una posibilidad es revestirlas de cerámica o piedra. Si optamos por colocar cuadros serán de gran tamaño y solo uno por estancia.

decoración cocina restaurante minimalista

decoración de bar minimalista barra

3 Ejemplos  de decoración de bares y restaurantes minimalistas

Café Ki (Tokio, Japón)

Empezamos este recorrido por locales de hostelería minimalistas con un ejemplo extremo. Este café japonés simula un bosque nevado -”ki” significa árbol- en el que impera el blanco con la excepción de árboles de color café en acero. El resultado es un ambiente acogedor que transmite calma y en el que los visitantes se convierten en protagonistas al incorporar su propio colorido.

Flash Flash (Barcelona)

El blanco predomina en este local de Barcelona y es el protagonista tanto del mobiliario como de las paredes. Para dar un toque de color y contraste se optó por el rojo en lámparas del techo, puertas del baño y pequeños utensilios de menaje, como los saleros. La sobriedad también se rompe con los vinilos en tamaño extra que decoran las paredes.

En en el Flash Flash son unos auténticos especialistas en tortillas. Entre sus más de 50 variedades las hay clásicas, de queso, morcilla, berenjenas, cebolla, atún, bacalao… Su menú de postres también incluye opciones de tortilla con naranja, fruta escarchada o mermelada de fresa.

Yuz Bar (Santander)

Un ejemplo de cómo el estilo minimalista se puede combinar con otros -en este caso el industrial– sin perder su esencia. Para ello se optó por materiales tradicionales “inspirados en los escombros de cualquier obra” y una iluminación muy cuidada para que los tonos oscuros predominantes no oscurezcan el ambiente. Los bancos de madera hechos a medida se compaginan con las plantas naturales, llevando al extremo lo de prescindir de elementos decorativos y primar la funcionalidad. Las frutas usadas para realizar los zumos naturales, en los que el local es especialista, también se utilizan como decoración. Este local de Santander es un “juice bar”, un establecimiento centrado en la vida sana que ofrece zumos naturales, batidos o cafés.